LA VIDA SIN PRISA. TIC-TAC. TIC-TAC...

La vida es un tic-tac que se puede llenar con una redonda, o con dos blancas, o con cuatro... Todo estará bien siempre que sea con algo que merezca la pena y ... sin prisa.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Cartas americanas preliminares

Tengo la idea de escribir en el blog un conjunto de cartas que recojan mi experiencia en los días que esté haciendo el curso de movilidad con perro guía. Pero, creo que sería bueno poneros en antecedentes Manos a la obra. Fue a finales de Noviembre de 2011 cuando me decidí a solicitar de la ONCE un perro guía. Llevaba casi un año dando vueltas por mi cabeza la idea. Sopesaba pros y contras y no acababa de verlo claro. Por un lado, todos los usuarios de perro guía que conozco, tres o cuatro, están encantadísimos de tener este servicio. La verdad es que todos consideran que es mucho más de un servicio por lo que les aporta más allá de ser un asistente de Movilidad. Pero, que van a decir ellos, que lo tienen. Si no estuviesen contentos, no lo tendrían. También conozco algunos ciegos, con vida bastante activa e integrados social y laboralmente que no han optado por esta solución y que, no la echan en falta. Pero, que van a decir ellos, si lo creyeran conveniente para ellos, lo tendrían. Por lo tanto, tengo claro que no es imprescindible la utilización de este recurso. Personalmente, siempre he tenido ciertas "ganillas". Que me he aguantado por no estar dispuesto a asumir "la carga" que representa el tener perro en casa. Por otra parte, está la responsabilidad que supone hacerse cargo de un ser vivo y además un ser vivo que es como el Ferrari de los perros, por coste y prestaciones. El caso fue que en la estancia en el balneario de Fortuna (octubre de 2011), coincidimos con Tasio, un afiliado, jubilado de la venta del cupón y usuario de perro guía, quien con sus argumentos y sentimientos me ayudó a tomar la decisión. De acuerdo con Maribel (parte fundamental para la toma de decisiones), inicié los trámites, que no son pocos: entrevistas con psicólogo, trabajador social, médico y Técnico en rehabilitación, para que hiciesen los informes preceptivos, y a esperar que avanzase la lista de espera que, lo más probable, sería de tres o cuatro años. Vamos que el proyecto tardaría en ser realidad y con esta idea, me senté a esperar a la puerta. A finales de marzo del 2012, recibí la invitación para participar en una reunión informativa para futuros usuarios de perro guía. Asistimos y allí se nos vinieron a decir varias cosas de interés relacionadas con cuestiones legales y de procedimiento, al mismo tiempo que se nos ofrecieron testimonios de usuarios encantadísimos con su perrito/a. Esto me volvió a renovar los deseos, y a lamentar que la larga duración de la espera se confirmase De nuevo, me senté a esperar a la puerta. Pero, mira por dónde, a finales de octubre de 2012, recibo una llamada de la FOPG (Fundación ONCE del Perro Guía) en la que se me dice que, si estoy dispuesto a recibir el perro o y el curso de formación en USA., sería posible que fuese a lo largo del próximo año, 2013. Con lo que se adelantaría considerablemente la espera. - ¡Glup! Esto, sí…Mire, ¿Podría pensármelo un poco? … Lo de recibir el perro y el curso en los EEUU es una posibilidad a la que no opté cuando hice la solicitud, porque me parecía muy trabajoso, engorroso, dificultoso, lejanoso… Ocurre que la FOPG no “produce” tantos perros como usuarios solicitantes y tiene convenido el asunto con dos escuelas en los EEUU para la entrega de determinado número de perros al año. Ocurre que, como yo, hay muchos solicitantes que prefieren recibir el curso en España. Ocurre que había hueco para alguno que se pensase cambiar de opción y… - Oiga, mire, que sí, que estoy dispuesto y mi esposa también. Le dije esto porque ella, cuando le pedí tiempo para pensarlo, me dijo que claro, que entendía que debía consultarlo con mi esposa… . Más papeleo, incluyendo la grabación de un vídeo en el que debía demostrar mis habilidades de desplazamiento autónomo, y a esperar ser admitido. De nuevo me coloqué sentado a esperar a la puerta de mi casa, con la idea de que me avisarían con antelación, al menos mes y medio antes del curso. Esto era a finales de noviembre de 2012 y, el día 5 de diciembre de 2012, me llaman para adelantarme que, si estoy dispuesto, puedo ir a primeros de enero de 2013 a recibir el curso y el perro. - ¡Claro que síííí…! Se ha precipitado todo, se ha despeñado todo, se me ha empezado a cambiar la vida, lo presiento, otra vez más… ¡Qué vértigo! De nuevo a la puerta de mi casa, esperando, pero ahora con los billetes de avión en las manos y leyendo libros de perros. Información sobre los perros guía en: http://perrosguia.once.es/ Y también en la página del sitio de los EEUU dónde voy a estar del 9 al 31 de enero. http://www.leaderdog.org/espanol/programa-de-perros-guia.php

martes, 9 de octubre de 2012

Anabel, amazona inocente.

Hoy me he enterado y, al hacerlo, me he acordado de que ayer pensé en ti. Lo hice recordándote tal como eras hace treinta y tantos años, cuando tenías catorce y rezumabas inocencia ante mis ojos de joven profesor. Mirabas tímidamente. Reías tímidamente. Vivías tímidamente. Todos te juzgábamos una buena niña, aplicada, obediente, sensata y bonita. Así es como te recuerdo. Prefiero hacerlo así y no como me han ido contando después. Te subiste a un hermoso caballo y te paseaste gozosa sobre su poderosa grupa. Pero el caballo te tiró al suelo, con tan mala suerte que quedaste enganchada en las crines. El caballo siguió su trote demencial sin tener en cuenta que te arrastraba por el suelo. Mientras tu golpeabas contra el suelo, el barro, las piedras y la porquería, él continuaba su camino, matándote a ti y a los tuyos. Me han contado muchas cosas de ti y de las consecuencias que para los que te querían de verdad ha tenido el galope desenfrenado de tu atormentada existencia. Cuánto lamento, no tu muerte, sino tu triste vida. En tu caso, no sirvió de nada aquella actividad que hicimos en clase con la canción de Miguel Ríos que creo que se titulaba Un caballo llamado muerte y que decía... no montes ese caballo... Voy a buscarla ahora mismo y la volveré a escuchar en tu memoria. Espero que las lágrimas no me nublen la vista. Ya está, aquí está. No montes ese caballo, “pa” pasar de la verdad, mira que su nombre es muerte, y que te enganchará. Es imposible domarlo, desconoce la amistad, es un caballo en la sangre, que te reventará. Por el camino del caballo, tendrás un espejismo, cuando te creas más libre, es cuando más cogido estás. El torbellino del tiempo, del negocio y del poder, te empujan sobre unos cascos, hechos de sangre de hiel. Escucha mi voz hermano, desnuda está de moral, apéate del caballo, y empieza a caminar. Escapa a la pesadilla, del sello sin voluntad, no dejes que te arrastre, echa tu cuerpo a andar. De pie en la vida, sin mirar nunca atrás, solo luchando, te escapas del infierno, para tocar la libertad.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Popular, populista, impopular...

Tenéis que ayudarme porque estoy hecho un lío. Ya no sé qué pensar cuando escucho algo sobre el PP o sobre lo que dicen los dirigentes del PP o lo que escucho que otros dicen sobre el tema. Y, como no quiero que mis prejuicios de pseudo progresista me nublen el conocimiento, y desconfío de lo que aparece en los medios de comunicación, me he puesto a formarme una opinión propia. Y me he lanzado a investigar desde el principio.
Lo de Partido, creo que sé lo que quiere decir. Así es que me he puesto a buscar sobre lo de popular. Más que nada para aclararme lo que debo entender.
Como siempre recurro a la Wikipedia y me lo afean mis amigos más cultos, esta vez he decidido consultar el oráculo de la Real Academia de la Lengua Española y me he encontrado con lo siguiente:
En la entrada “Popular” dice:
1.adj. Del pueblo o relativo a él:
Referéndum popular. Por aquí no van los tiros ni pidiéndolo a coro decenas de miles de personas.
2.De las clases sociales más bajas o relativo a ellas:
Barrios populares. Por aquí, tampoco.
3.Que está al alcance de los menos dotados económica o culturalmente:
Precios populares. Esto tampoco me cuadra.
4.Conocido o querido del público en general:
Es un actor muy popular en su país. No seré yo quien le quiera y me parece que cada vez son menos.
5.[Forma de cultura] tradicional que el pueblo considera propia:
cantar popular. Por este lado, me parece que tampoco encaja.
Creo que, en este punto me vuelvo a atascar. Puede que yo entienda mal y no sea popular lo que dicen. ¿Será populista lo que tengo que consultar en el oráculo?
Como es gratis, lo he hecho y…. ¡Tachán!
El DRAE dice sobre populista:
¡Vaya, hombre. Otra vez se me ha ido la luz!
Tenéis que ayudarme, ya os lo dije al principio.
Hacedme el favor de buscarlo vosotros y luego me lo contáis. Por si acaso y ya de paso, buscáis también impopular, populachero o lo que se os ocurra que puede significar para sus gobernados.
¡Gracias de antemano!

martes, 11 de septiembre de 2012

Más Santos Inocentes: José Julián.

Ayer me volví a encontrar con él, después de bastante tiempo, dos o tres años.
Y me alegró el día. Sí señor, me alegró el día. Lo hizo cuando, tras el aprendido pero cordial “…hombre, don Miguel, buenos días, ¿Cómo va la vida?, me contó, sin habérselo preguntado y con tono de orgullo y autoestima, que:
“… pues yo, ya ve, voy a la finca que tengo (¿?) en Alalpardo, con huerta y gallinas y pollos y… Allí me tiro todo el día y además he dejado la priva y el tabaco hace cinco años. Porque si seguía así no llegaba a los cuarenta y no es plan. Y me han robado y sé quién ha sido, pero si me los encuentro por la calle, me cambio de acera, porque no quiero meterme en líos. Y bla, bla, bla.”

Me alegró el día porque antes me huía y era a mí al que daba esquinazo cuando nos íbamos a cruzar. No tenía ganas de mentirme diciéndome que ya no bebía y bla, bla, bla.
Me huía por qué el y yo hemos vivido juntos algunas de las cosas que le han pasado. Cosas que él recuerda a su manera y yo a la mía. Creo que a él le avergüenzan todavía, pero que desde su intento de rehabilitación, se quedan pequeñas ante las perspectivas que se le abren desde la lejanía del alcohol.
Voy a reprimir las ganas que tengo de contar algunas de “esas cosas”, por respetar su intimidad.
Bastará con que sepáis que este Santo Inocente, hijo y hermano de otros Santos Inocentes, es una víctima del mundo que le ha tocado vivir, de los que le han rodeado y de sí mismo.
Pero, a pesar de todo, a pesar de mí y del pronóstico que yo había hecho, aún tiene esperanza y objetivos. El más inmediato es el de quitarse de en medio de las fiestas, refugiándose en su (¿?) finca, porque “… viene muy mala gente, que yo los conozco, y es mejor quitarse de en medio…”
¡Gracias por alegrarme el día y por tener esperanza y por haberla compartido conmigo!

Perdóname por mi pronóstico de que antes de los treinta, alguien te encontraría en alguna cuneta.
¡Cómo me he alegrado de haber errado en el vaticinio! Si tu tienes esperanza y ganas de vivir, yo, también.

martes, 21 de agosto de 2012

El orégano, lo peor para las estanterías....

Es sabido que, cuando queremos poner una excusa, la ponemos. Si, además, nos importa más bien poco nuestra buena fama y mucho menos nuestro interlocutor, la excusa puede resultar hasta ofensiva para la inteligencia de quien la tiene que escuchar. En cierta ocasión, al terminar la chapuza que estaba haciendo un carpintero de los de batalla en casa de una buena señora que le había llamado para arreglar una puerta que no encajaba bien, de mala gana, recibió la solicitud de uno de esos “poyaques” que se suelen producir: - Pues ya que está usted aquí, podría … ponerme una estantería en la cocina para colocar los tarros de las especies…. El “profesional” después de evaluar brevemente la situación, comprendió que no había cobrado todavía y accedió, con el correspondiente fastidio y mala gana. - Claro, señora… Cuatro martillazos después y el consabido “niño recoge la herramienta mientras le preparo la factura a la señora” Tente mientras cobro. -Adiós y hasta la vista. La señora, contenta con la estantería, le pasó un paño y colocó sobre la flamante adquisición un botecito y… la estantería al suelo. La buena mujer tuvo el reflejo de asomarse a la ventana y vocear: -Oiga, suba que se me ha caído la estantería. Más fastidiado que antes, porque le estaban esperando los colegas para chiquitear, subió las escaleras maldiciendo su mala suerte. La señora le explicó lo que había ocurrido y, tras volver a evaluar la situación, le preguntó: ¿Y de que dice usted que era el botecito de especies? -De orégano. -Vaya por Dios, ¿y usted no sabe que el orégano es lo peor que hay para las estanterías? Ahora le va a costar más cara la reparación que lo que le he cobrado por hacerla. Pero, si usted quiere, con un martillo, lo puede arreglar que yo ahora no puedo porque he quedado con otro cliente. Seguro que historias parecidas nos han ocurrido a todos, pero yo lo cuento aquí porque a mí me ha ocurrido estos días algo parecido. Si tengo ganas, ya os lo contaré otro día, porque ahora, me están esperando para irme de cañas por malasaña.

martes, 14 de agosto de 2012

EL DESCENSO DEL SELLA:

Este año, el del fin del mundo para algunos, el de la crisis gorda para otros, o simplemente 2012 es el año del descenso del Sella.
Efectivamente, he descendido por el Sella en canoa.
No puedo decir que haya sido una experiencia extraordinaria ni que me sienta especialmente orgulloso de mí mismo por haberlo hecho. Pero sí que puedo decir que ha sido una magnífica ocasión de volver a comprobar que estoy rodeado de muchas personas que dedican parte, algunas mucha parte, de su tiempo en compartirlo conmigo, en estar conmigo, en procurarme bienestar.
Medalla de oro para ellos.

domingo, 5 de agosto de 2012

Haciendo amigos

Lo de llegar al bar de Furones, ya está conseguido. Estoy pensando en instalarme en Pueblica y, así, ahorrarme el paseo hasta allí.
El otro día me saludó muy efusivo el señorico que, el primer día de intentona me acompañó hasta el bar. Con la conversación comprendí que ya había hecho amistad con él y con alguno más que se encontraba por los alrededores,, pero que no se dio a conocer.
Hoy, al regresar, nos abordó un señor que, después de preguntarle el nombre, nos dijo que se llamaba Ismael. Pues bien, el señor Ismael vive en la casa que hace esquina y me sirve de referencia para, tras trastear con el bastón en la fachada, girar allí y encaminarme adecuadamente hacia la higuera, que es la siguiente referencia.
Como es de entender, voy dando sartenazos frecuentes que, en ocasiones, me llevan a, casi casi, meterme en su casa. Al ser ya varios días, el señor se ha dado a conocer hoy, diciendo que no le importa, pero me ha parecido entender por su tono que me lo consiente por mi circunstancia. El señor se ha sentido bien y yo también.
Creo que el próximo día, voy a echar al zurrón un choricico para compartir con él almuerzo y charla. Digo yo que el vinillo y algo de pan podrá ponerlos él.
Haciendo amigos, vaya…
Seguro que, al pasar todos los días por allí y dejarme ver por los mismos vecinos, estos ya han hablado de mí entre ellos y han llegado a alguna conclusión, lo noto por qué creo que ya tengo un traje nuevo que ellos me han cortado….
Haciendo amigos, vaya, vaya…

sábado, 4 de agosto de 2012

De dinero y santidad

Sentenció Carlina:
“De dinero y santidad
La mitad de la mitad.
Y, si lo dice un tratante,
La cuarta parte”.
Si me lo llega a decir ayer, cuando escribí sobre las declaraciones de Rajoy, anunciando que, hoy, con los datos que tenía, no entraba en sus intenciones la rebaja de las pensiones para el próximo año, no me habría puesto lujurioso.
Simplemente habría comprendido que cada vez que presto atención a lo que dicen estos personajes que nos mandan, cada vez que lo hago, pierdo el tiempo.
Los que no pierden el tiempo son los que le hacen coro en los medios afines al poder.
Por cierto que son cada vez más afectos al régimen.
Más me valdría dedicar mi tiempo a lo que debo: preparar el descenso del Sella, que es lo próximo.
El que avisa no es… tratante.

viernes, 3 de agosto de 2012

Aforismos, la lujuria

No sé si habrá sido la intervención del presidente Rajoy diciendo que con los datos que hoy tiene, no va a bajar las pensiones el próximo año. El caso es que me he puesto lujurioso.
Lo más probable a la vista de los últimos acontecimientos es que nos bajen las pensiones. No hace falta más que tirar de hemeroteca para comprobar que, tras un anuncio público de que no iba a ocurrir algo, esto va y sucede.
En fin, que me he puesto lujurioso. Este hombre despierta mis pasiones, me pone, vaya.
Para saber más, he recurrido a lo de siempre, la Wikipedia, ¿Qué os habíais pensado?
Pues bien:
Se le llama lujuria (del latín luxus: 'abundancia', 'exuberancia') a un deseo sexual desordenado e incontrolable. Para la Iglesia católica romana es un pecado capital, para el hinduismo es a su vez uno de los cinco males.

A lo largo de la historia, diversas religiones han condenado o desalentado en mayor o menor medida la lujuria.
Esto me ha aumentado las ganas desordenadas de, al menos, mandar a tomar por ahí al declarante, porque yo ya me doy por jodido. Por lo tanto, con la lujuria satisfecha.
Para que vosotros meditéis un poco en todo ello, os dejo unos cuantos aforismos y frases célebres.
Antes y para compartir cultureja y rentabilizar los megas que he consumido en la búsqueda os dejo aquí a quién podéis dirigiros:

] Dioses de la lujuria dioses en todas las culturas desde el principio de los tiempos.

Afrodita Mitología griega, diosa del amor, la lujuria, la belleza y la reproducción.
Anuket Mitología egipcia, diosa del Nilo, también diosa de la lujuria.
Dioniso Mitología griega, dios del vino, inspirador de la locura ritual y el éxtasis.
Eros Dios primordial de la mitología griega responsable de la atracción sexual, el amor y el coito, venerado también como un dios de la fertilidad.
Freyja Mitología nórdica, diosa del amor, la belleza y fertilidad. La gente la invocaba para obtener felicidad en el amor, asistir en los partos y para tener buenas estaciones.
Huitaca Mitología muisca, diosa de origen lunar, se oponia a las enseñanzas de Bochica y a causa de su hermosura, predicaba la desobediencia, las borracheras y los placeres carnales.
Kāmadeva Dios hindú del amor. Su nombre kāma significa ‘deseo sexual’ (según algunos monjes hindúes: ‘lujuria’, más peyorativo) y deva: ‘dios’. El conocido libro Kama Sutra (‘aforismos de Kāma’ o ‘máximas sobre el amor’) de Vātsyāyana está inspirado en este dios hindú.
Lilith Figura legendaria del folclore judío, de origen mesopotámico. Se la considera la primera esposa de Adán, anterior a Eva. Abandonó el Edén por propia iniciativa y se instaló junto al Mar Rojo, uniéndose allí con Asmodeo, que sería su amante, y con otros demonios.
Pan Semidiós de los pastores y rebaños en la mitología griega. Dios de la fertilidad y de la sexualidad masculina desenfrenada.
Tlazoltéotl Mitología mexica, diosa de la tierra, el sexo y la inmoralidad.
Venus Mitología romana, diosa relacionada con el amor, la belleza y la fertilidad.

¿La envidia, el odio, la lujuria…, todas esas pasiones han sido arrojadas del alma para que ésta no sea sino una pieza de hielo?
Henry Moore (1898-1986) Escultor británico.
Y, como la lujuria es una de las pasiones, todo lo dicho en general de las pasiones, se le puede aplicar a la lujuria.
Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida?
Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.
Las pasiones son como los vientos, que son necesarios para dar movimiento a todo, aunque a menudo sean causa de huracanes.
Bernard Le Bouvier de Fontenelle (1657-1757) Escritor francés.
Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.
Lucio Anneo Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.
Con las pasiones uno no se aburre jamás; sin ellas, se idiotiza.
Stendhal (1783-1842) Escritor francés.
Hay pasiones que la prudencia enciende y que no existirían sin el riesgo que provocan.
Jules Amédée Barbey d'Aurevilly (1808-1889) Novelista y crítico francés.
El amor es el poder iniciador de la vida; la pasión posibilita su permanencia.
Anónimo Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca.
Carl Gustav Jung (1875-1961) Psicólogo y psiquiatra suizo.
Todas las pasiones son buenas mientras uno es dueño de ellas, y todas son malas cuando nos esclavizan.
Jean Jacques Rousseau (1712-1778) Filósofo francés.
Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.
Johann Wolfgang Goethe (1749-1832) Poeta y dramaturgo alemán.
Renunciar a mi pasión es como desgarrar con mis uñas una parte viva de mi corazón.
Gabriele d' Annunzio (1863-1938) Escritor italiano.

Bueno, ya más tranquilo, me voy a tomar un ron con limón, mientras escucho un poco de bossa nova del Jobim ese y miraré las estrellas de este cielo increíble que sólo soy capaz de ver en Friera.

miércoles, 1 de agosto de 2012

¡Qué lástima!

El otro día, cuando fuimos a visitar a Gaspar y familia, tuvimos una agradable charla-merienda.cena-tertulia en la que, no sé cómo, salió a relucir León Felipe, el zamorano de nacimiento que nació por casualidad en el pueblo zamorano de Tábara y murió en el exilio. Un apátrida universal.
Fueron los versos que recitaron Ana y Nines, los que espolearon mi curiosidad.
Como siempre la Wikipedia está a mano gracias a la wifi de José Luis, la información suficiente para dar satisfacción a mi incultura
se plantó ante mis oídos.
Después de indagar, me topé con los versos que, por si os interesan, os reproduzco aquí. Ya me diréis si os conmueven.
También los podéis escuchar en la voz de Héctor Alterio en la dirección:
http://www.youtube.com/watch?v=gzbjSgr5J80



¡Qué lástima
que yo no pueda cantar a la usanza
de este tiempo lo mismo que los poetas que hoy cantan!
¡Qué lástima
que yo no pueda entonar con una voz engolada
esas brillantes romanzas
a las glorias de la patria!
¡Qué lástima
que yo no tenga una patria!
Sé que la historia es la misma, la misma siempre, que pasa
desde una tierra a otra tierra, desde una raza
a otra raza,
como pasan
esas tormentas de estío desde esta a aquella comarca.
¡Qué lástima
que yo no tenga comarca,
patria chica, tierra provinciana!
Debí nacer en la entraña
de la estepa castellana
y fui a nacer en un pueblo del que no recuerdo nada;
pasé los días azules de mi infancia en Salamanca,
y mi juventud, una juventud sombría, en la Montaña.
Después... ya no he vuelto a echar el ancla,
y ninguna de estas tierras me levanta
ni me exalta
para poder cantar siempre en la misma tonada
al mismo río que pasa
rodando las mismas aguas,
al mismo cielo, al mismo campo y en la misma casa.
¡Qué lástima
que yo no tenga una casa!
Una casa solariega y blasonada,
una casa
en que guardara,
a más de otras cosas raras,
un sillón viejo de cuero, una mesa apolillada
(que me contaran
viejas historias domésticas como a Francis Jammes y a Ayala)
y el retrato de un mi abuelo que ganara
una batalla.
¡Qué lástima
que yo no tenga un abuelo que ganara
una batalla,
retratado con una mano cruzada
en el pecho, y la otra en el puño de la espada!
Y, ¡qué lástima
que yo no tenga siquiera una espada!
Porque..., ¿Qué voy a cantar si no tengo ni una patria,
ni una tierra provinciana,
ni una casa
solariega y blasonada,
ni el retrato de un mi abuelo que ganara
una batalla,
ni un sillón viejo de cuero, ni una mesa, ni una espada?
¡Qué voy a cantar si soy un paria
que apenas tiene una capa!

Sin embargo...
en esta tierra de España
y en un pueblo de la Alcarria
hay una casa
en la que estoy de posada
y donde tengo, prestadas,
una mesa de pino y una silla de paja.
Un libro tengo también. Y todo mi ajuar se halla
en una sala
muy amplia
y muy blanca
que está en la parte más baja
y más fresca de la casa.
Tiene una luz muy clara
esta sala
tan amplia
y tan blanca...
Una luz muy clara
que entra por una ventana
que da a una calle muy ancha.
Y a la luz de esta ventana
vengo todas las mañanas.
Aquí me siento sobre mi silla de paja
y venzo las horas largas
leyendo en mi libro y viendo cómo pasa
la gente a través de la ventana.
Cosas de poca importancia
parecen un libro y el cristal de una ventana
en un pueblo de la Alcarria,
y, sin embargo, le basta
para sentir todo el ritmo de la vida a mi alma.
Que todo el ritmo del mundo por estos cristales pasa
cuando pasan
ese pastor que va detrás de las cabras
con una enorme cayada,
esa mujer agobiada
con una carga
de leña en la espalda,
esos mendigos que vienen arrastrando sus miserias, de Pastrana,
y esa niña que va a la escuela de tan mala gana.
¡Oh, esa niña! Hace un alto en mi ventana
siempre y se queda a los cristales pegada
como si fuera una estampa.
¡Qué gracia
tiene su cara
en el cristal aplastada
con la barbilla sumida y la naricilla chata!
Yo me río mucho mirándola
y la digo que es una niña muy guapa...
Ella entonces me llama
¡tonto!, y se marcha.
¡Pobre niña! Ya no pasa
por esta calle tan ancha
caminando hacia la escuela de muy mala gana,
ni se para
en mi ventana,
ni se queda a los cristales pegada
como si fuera una estampa.
Que un día se puso mala,
muy mala,
y otro día doblaron por ella a muerto las campanas.

Y en una tarde muy clara,
por esta calle tan ancha,
al través de la ventana,
vi cómo se la llevaban
en una caja
muy blanca...
En una caja
muy blanca
que tenía un cristalito en la tapa.
Por aquel cristal se la veía la cara
lo mismo que cuando estaba
pegadita al cristal de mi ventana...
Al cristal de esta ventana
que ahora me recuerda siempre el cristalito de aquella caja
tan blanca.
Todo el ritmo de la vida pasa
por el cristal de mi ventana...
¡Y la muerte también pasa!

¡Qué lástima
que no pudiendo cantar otras hazañas,
porque no tengo una patria,
ni una tierra provinciana,
ni una casa
solariega y blasonada,
ni el retrato de un mi abuelo que ganara
una batalla,
ni un sillón de viejo cuero, ni una mesa, ni una espada,
y soy un paria
que apenas tiene una capa...
venga, forzado, a cantar cosas de poca importancia!

¡GRACIAS LEÓN, GRACIAS ANA, GRACIAS, NINES!

martes, 31 de julio de 2012

El camino de Pueblica

fNo hace demasiado, unos cuatro veranos, nos regalaron los señores de la Diputación Provincial con el asfaltado del camino que, ahora sí, une Friera con Pueblica.
Este camino es hoy como el paseo marítimo de las localidades costeras. De buena mañana, antes que el sol apriete, los paseantes disfrutan de un lugar donde hacer caso a las recomendaciones de sus médicos:
“...Ya sabe usted, un paseíto por la mañana y otro por la tarde.”
Para mí, además de ser el último reducto de mis paseos en bici en solitario, se convirtió en el escenario de los primeros pinitos en paseos campestres con bastón y, … en solitario.
Una proeza que acababa siempre en la entrada al pueblo, donde daba media vuelta y regresaba a Friera. Entre ida y vuelta diez kilómetros de bastonazos por las cunetas.

Me rondaba desde principio de este verano la idea de ampliar la proeza llegando hasta el bar de Furones, pero no me atrevía porque me daba algo así como pereza el tener que ir dando explicaciones de por qué iba solo. Qué, tal como parecía, no veo nada. Que no es por azúcar ni por cataratas. Que hoy Maribel no viene y que…
Pero hoy se ha presentado la ocasión y he puesto en práctica el proyecto.
Todo ha ido bien hasta que casi llegando, he tenido una duda sobre dónde me encontraba exactamente. Tras desandar algunos pasos para obtener información que me permitiese retomar el camino, he escuchado unos pasos y…
- Oiga,¿voy bien por aquí para llegar al bar?
- Usted no es de aquí, ¿verdad?
- No señor, vengo de Friera.
- Pero,¿viene usted solo?
- Ya ve usted. ¿Voy bien por aquí?
- Venga conmigo que yo le acompaño. ¿Y de que familia es usted?
- Estoy casado con la hija pequeña de José Ruiz, Gasparolo. ¿Lo conocía usted¿
- Sí, claro. Era de familia rica ¿?
- …
- Y, ¿de qué es lo de la vista?
- …
- Pues a mí me han operado de un cáncer de colon. Cada uno tiene lo suyo, ¿verdad?
- ¿Tenga cuidado con el escalón. Ahí tiene el bar.
Toda la conversación la mantuvimos mientras el buen señor me daba empujoncitos y yo trataba de agarrarle el brazo.
Al entrar en el bar, Furones, padre, se hizo cargo de mí. Y, tras las explicaciones de rigor de por qué hoy iba solo, no me dejó pagar el café y se ofreció a encaminarme de vuelta.
Al despedirme me preguntó si llevaba teléfono y me ofreció su número por si necesitaba algo por el camino.
Total, que mi gozo de encontrar el camino solo quedó en el pozo de la solicitud y buenos sentimientos de estas buenas gentes que siempre encuentro a mi paso.
En el camino de regreso, me tocó volver a dar explicaciones a otros dos paisanos: Clodomiro, del que ya os he hablado y el pastor “Poldo” que me volvió a contar la historia del ciego de Faramontanos, que reconocía el camino mejor que los que veían y que sabía dónde estaba el cruce de las calles porque notaba el aire en la cara.
A todas estas, después de dos horas y media y once kilómetros después, un solo coche se cruzó en todo el camino.
Lo dicho, una bendición este camino de Pueblica asfaltado por los señores de la Diputación Provincial. Esa misma Diputación que yo, sin mucho conocimiento de causa, vengo diciendo que no sirve para nada.

lunes, 30 de julio de 2012

El parasaurolophus Jolín

EL PARASAUROLOPHUS, EN ADELANTE, Jolín. Su nombre hace referencia a un supuesto parentesco con el dinosaurio Saurolophus. Fue un herbívoro que caminaba tanto de manera bípeda como cuadrúpeda. es un hadrosáurido, parte de la diversa familia de dinosaurios cretácicos conocidos por la variedad de extraños adornos en la cabeza. Este género es conocido por su gran y elaborada cresta craneal, con la forma de un tubo que se proyecta hacia atrás y arriba del cráneo… Esto, que puede parecer interesante o no, según tus aficiones, resulta sorprendente, cuando lo escuchas de boca de un niño de nueve años, sin necesidad de leerlo en ninguna parte. Pero esto no resulta tan sorprendente, si lo comparamos con que su hermana de tan sólo cuatro años, lo tenga como mascota a la que familiarmente llama Jolín. Pero lo que acaba con la capacidad de no sorprenderse de uno que, como yo, cree haberlo visto todo en niños con habilidades peculiares, es que Ainara, la niña en cuestión, la hermana menor de Jaairo, el niño de nueve años, sabe llamar a jolín por su nombre técnico que yo aún tengo que copiar y pegar y que a duras penas consigo pronunciar. Se trata de una de esas cosas que resultan cosa de admirar como ya refería aquel rimado que decía algo así como: Admiróse un portugués, De ver que en su tierna infancia, todos los niños en Francia, supiesen hablar francés. "Arte diabólica es", dijo, torciendo el mostacho, "que para hablar en gabacho, un hidalgo en Portugal, llega a viejo y lo habla mal, y aquí lo parla un muchacho." En esta ocasión que sirva de sincero homenaje y reconocimiento a la hospitalidad de todas las Abelleiras: la de arriba, la de abajo, la de en medio y la de lejos…

miércoles, 20 de junio de 2012

Aforismos: Orgullo y soberbia.

He vuelto al terapeuta para colaborar con él, aportándole fondos para resistir la crisis.
El tipo se ha quedado a gusto. Después de escucharme la media hora de reglamento, va y me suelta que mire en la Wikipedia lo que dice sobre la soberbia y que me aplique el cuento.
Me parece que va a tener que ser su tía, la de él, el terapeuta, quien siga aportándole fondos de resistencia.
En fin, que, a falta de cosa mejor que hacer, le he hecho caso y…
“Soberbia (del latín superbia) y orgullo (del francés orgueil), son propiamente sinónimos aún cuando coloquialmente se les atribuye connotaciones particulares cuyos matices las diferencian.

Otros sinónimos son: altivez, arrogancia, vanidad, etc. Como antónimos tenemos: humildad, modestia, sencillez, etc. El principal matiz que las distingue está en que el orgullo es disimulable, e incluso apreciado, cuando surge de causas nobles o virtudes, mientras que a la soberbia se la concreta con el deseo de ser preferido a otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad, del Yo o ego. Por ejemplo, una persona orgullosa o soberbia jamás se "rebajaría" a pedir perdón o ayuda. ..”
Pero no me he quedado ahí y he buscado aforismos y otras zarandajas sobre el tema:

Mucho más que los intereses es el orgullo quien nos divide.
Auguste Comte (1798-1857) Filósofo francés.
El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir.
Sócrates (470 AC-399 AC) Filósofo griego.
Aquel que es demasiado pequeño tiene un orgullo grande.
Voltaire (1694-1778) Filósofo y escritor francés.
Entre todos los vestidos que yo he visto poner al orgullo, el que más me subleva es el de la humildad.
Henry Mackenzie (1745-1831) Escritor escocés.
Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.
Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.
Aunque el orgullo no es una virtud, es padre de muchas virtudes.
John Churton Collins (1848-1908) Crítico literario inglés.
Nuestro carácter nos hace meternos en problemas, pero es nuestro orgullo el que nos mantiene en ellos.
Esopo (S. VII aC-S. VII aC) Fabulista griego.
De la rivalidad no puede salir nada hermoso; y del orgullo, nada noble.
John Ruskin (1819-1900) Crítico y escritor británico.
El oro hace soberbios, y la soberbia, necios.
Refrán
La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano.
San Agustín (354-430) Obispo y filósofo.
La ingratitud es hija de la soberbia.
Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) Escritor español.
Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda.
Martin Lutero (1483-1546) Reformador alemán.
La soberbia nunca baja de donde sube, porque siempre cae de donde subió.
Más fácil es escribir contra la soberbia que vencerla.
Francisco de Quevedo (1580-1645) Escritor español.

¡Qué razón tienes Quevedo!

martes, 19 de junio de 2012

EL BAR AZUL Y LA VIDA MODERNA.

Que para que suceda algo tienen que concurrir muchas circunstancias, es cosa sabida.
Yo os voy a dar a conocer algunas de las que han sido necesarias para que los versos que os traigo aquí con el título de El bar azul y la vida moderna se vean publicados en este blog.
Lo primero y principal fue que el tío Francisco tuviese entre sus genialidades y habilidades la de poeta popular.
La segunda, que se inaugurase un bar de ese nombre en su pueblo natal. Un bar moderno para lo que entonces, primera mitad del siglo pasado, era habitual en los pueblos toledanos.
Lo tercero que el tío Pepe se aprendiese los versos y los repitiese con gracia una y otra vez a sus hijos y a todo aquel que los quisiese escuchar.
Lo cuarto fue que tanto esta ocurrencia, como tantas otras del tío Paco, calasen en su sobrino José, que se ha ocupado siempre de atesorarlas en el sitio ese en el que guardamos los recuerdos entrañables.
Lo siguiente, cronológicamente, aunque con un enorme salto en el tiempo, ha sido que el primo José haya tenido a bien el enviarme una carta manuscrita, cosa de locos en estos tiempos del ciberespacio, con la trascripción de lo que entre él y su padre, el tío Pepe, recordaban del poema.
La solicitud de Maribel al dictárselo a la no menos solícita Isabel, para que lo pusiese en formato digital que yo pudiese leer y retocar ha hecho el resto.
Que suerte que hayan ocurrido estas amorosas circunstancias y ahora yo pueda ofrecer a todos y especialmente a los que aún sobreviven y que conocieron el bar en cuestión los siguientes versos, que espero que alguien tenga a bien leérselos a sus mayores.
Ya que la vida sigue siendo, como en el poema , para muchos hoy:
“esto es la vida moderna:
parecer lo que no es.
Conseguir aquella prenda
que te trae a mal traer...”
Versos de actualidad permanente, que diría el filósofo.
¡Va por todos ustedes!

, EL BAR AZUL Y LA VIDA Moderna. De Francisco Toledo Ludeña, filósofo y artista del siglo pasado.

El pueblo de Gerindote
despierta de su letargo,
todos vivimos cantando,
ya no es el pueblo remoto
de hace 50 años.
El pueblo se moderniza
de manera gigantesca,
pues ya no solo hay tabernas
porque existe el bar azul,
que es una cosa soberbia,
donde sirven con limpieza
y mucha solicitud,
por eso tened en cuenta
y no olvidéis un momento
al moderno bar azul.
Porque es un bar confortable
reúne comodidades,
tiene aparato de radio,
su estufa, sus veladores
por añadidura el “baile”,
donde las mocitas van
a lucir sus ricos trajes,
vamos que esto es un encanto.
Comparado con el ayer.
Ver pasar esas morenas
con su singular belleza,
esas rubias sonrosadas
y esos modelos trigueños.
Hay que ver que grande es
arrimarse a un velador
aunque no tengas “ni ves”.
esto a nadie importa nada,
Al oír una palmada,
Acudirá el camarero.
Amigo, ponga una caña.
Otros anís o café.
hay bebidas variadas
como ustedes pueden ver.
Si usted invita a su novia
y no gasta esas bebidas,
puede tomar gaseosa
de esas que Acisclo fabrica,
gaseosa la Pilar,
que es una cosa exquisita.
Y, si entre sorbo y sorbito,
Quiere leer el papel,
las chicas desde el baile,
se pueden fijar en él
y confundir su persona
con algún conde o marqués.
Esto ocurre con frecuencia,
pues el hombre más humilde,
si se viste de señor,
a la joven más altiva
le conquista el corazón.
esto es la vida moderna:
parecer lo que no es.
Conseguir aquella prenda
que te trae a mal traer.
Y no hay quien me contradiga,
pues me sobra la razón.
porque a la vida moderna
tanto la conozco yo,
como conocí a mi tía,
aquella que no nació.

miércoles, 13 de junio de 2012

La Irlanda que yo vi.


Los de Tyanair volvieron a tocar las fanfarrias. Esto es siempre buena noticia. La amable acogida de Andrés júnior y su chica Ana al recibirnos fue muy de agradecer, porque no hay cosa mejor que tener perspectivas favorables para que se puedan afrontar los asuntos con buena disposición. Y la acogida fue de las que te disponen muy, muy bien el ánimo.
Al coche, prácticamente recién estrenado por Andrés, un ford focus de tres puertas, sólo le faltaba el volante. Mejor dicho, que lo tenía cambiado de sitio.
Esta diferencia, junto a la de los enchufes, sirvió para que constatásemos que nos encontrábamos en un país que no era el nuestro. Aunque no demasiado distinto.
La cena en un “italiano” a base de pasta y pizza, servida por una camarera mexicana muy simpática, nos permitió hacer una transición suave.
La enseñanza del día corrió a cargo de la profe Ana, que, hablando de lo correctos y educados que eran los dublineses, me indicó que rápidamente se daban cuenta de la procedencia de los visitantes, sobre todo si eran españoles, porque nosotros no acostumbramos a emplear fórmulas de cortesía de manera habitual. Y ellos, los dublineses, lo hacen constantemente.
Como comprendí que me convenía pasar por un tipo estupendo, me apliqué el cuento y ahora, siempre que pido algo, lo hago empleando la f´fórmula : Can I have……? Please..
He leído recientemente que un lugar, cualquier lugar es un bocadillo en el que la tapa de arriba es el paisaje, la de abajo las gentes que lo pueblan y en el centro se encuentra la música, la gastronomía, la cultura y el ánimo que tu pongas…
Pues bien, Irlanda es un bocadillo en el que la parte de arriba son las consecuencias de la abundancia del agua, la de abajo un tipo que se bebe unas pintas, baila en el pub y te da dos besos cuando te presentan a él; o lo que es lo mismo, un tipo que piensa que un extranjero es un amigo al que aún no conoce. La parte del centro del bocadillo está rellena de literatura costumbrista.realista, revueltas independentistas, hambruna de patata, San Patricio y Guinness.
Si lo quieres entender, tendrás que darte una vuelta por aquí y conocer a Molly Malone, comer salmón y estofado de cordero hecho con cerveza negra y escuchar música en un pub.
He comprendido que la identidad de esta gente va muy ligada a recalcar las diferencias con los británicos, cosa que se contradice con el hecho de que aquí la gente es del Manchester o del Arsenal.
En las calles de Dublín abundan las estatuas en honor a los próceres y a los hechos que recuerdan permanentemente la lucha de este pueblo por independizarse de los vecinos británicos.
En este viaje, he caído en la cuenta de que en mi memoria, figuran multitud de personajes, canciones y grupos musicales, Literatos, películas y conocimientos que tienen su origen en la isla esmeralda, pero que, ignorante de mí, creía que eran ingleses.
Perdón, pero no hay cosa peor que la ignorancia y la incultez. Menos mal que se quita un poco con los viajes.
Oscar Wilde, James Joyce, Swift, el de los viajes de Gullibert, U2, The cramberries, Santa Brígida y la cárcel de Kilmenah, o como se diga, son sólo algunos de mis errores de ignorante pretencioso.
Perdón, otra vez.
Donde fueres, haz lo que vieres. Por ejemplo:
- Cantar la canción de Molly Malone, o berberechos y mejillones, que es lo que voceaba esta imaginaria, muchacha de generosos pechos que vendía pescado por las calles de Dublín, arrastrando su carretón repleto de cestas de mimbre, mientras ofrecía sus frescos productos. Todo ello igual que antes lo habían hecho sus padres. Lo que la canción no cuenta es la manera que tenía de anunciar lo que vendía por la noche a estudiantes y profesores de la University. Esta mercancía se anunciaba sola dejando que se asomase a su escote todo aquel que así lo quisiera.
- Sobrecogerse al conocer la historia de aquella niña que falleció estando encarcelada o la de aquellos adolescentes ajusticiados por sus ideas nacionalistas.
Enrique VIII la lio parda, pero es aquí dónde se ha hecho patente para mí. Sus diferencias con el Papa y su soberbia han provocado daños que aún hoy se siguen notando y produciendo en estas tierras.
Alguien ha dicho que el abuso de poder mantenido en el tiempo, es la mayor injusticia que puede haber y la corrupción que genera el daño mayor al hombre.
Lamentablemente las revoluciones que acaban violentamente con los tiranos, se cobran el precio mayor en las vidas de los que tratan de librarse de la injusticia.

La historia me viene demostrando que la mayor parte de los conflictos tiene su origen en los anhelos desmesurados de poder y de riquezas, aunque se disfracen de idealismo político o religioso para que piquen los idealistas o los devotos y sean ellos los que mueran y sufran las consecuencias de hacer el trabajo sucio, mientras el Papa y el Enrique VIII de turno, se enriquecen o se salen con la suya.
- Comer ostras y salmón o cordero estofado con cerveza negra regado con una pinta de Guinness o de sidra, mientras se disfruta de la música y danza popular irlandesas, rematando con un café irlandés o un wisqui de malta.
- Charlar en un pub a la sombra de otras pintas y maravillarte de lo heterogéneo del personal que comparte mesa y música: jóvenes y mayores, hombres y mujeres, locales y turistas, junto con expatriados de multitud de nacionalidades, razas y lenguas, que sirven las mesas o se sientan a ellas, dispone el ánimo para que todo te parezca bien, sobre todo de la tercera pinta en adelante.
- Caminar seis o siete metros y desandar ese mismo camino tratando de comprobar que, efectivamente, la metralleta que, desafiante nos apunta desde las manos de un encapuchado que nos vigila desde uno de los murales del barrio unionista de Belfast, se mueve hacia nosotros y nos hace reconocer que el odio y el rencor que se instala tras los actos violentos, no se disuelve con tratados y que las heridas más profundas se cierran casi siempre en falso.
- Recordar en el lugar en que se construyó el Titánic, ese monumento a la estupidez humana, que, queriendo ser el paradigma del lujo de la época, se convirtió en la tumba del bueno de di Carpio y de otros muchos, me ha hecho reafirmarme en que tanto o más agradable que rodearse el cuello con un collar de oro y brillantes es dar un paseo con Maribel a orillas de un lago de origen glaciar, precisamente el día que la climatología nos dio una tregua.
- Escuchar la hora y media de explicaciones en la que el conductor guía nos resumió unos diez mil años de historia de Irlanda, hizo que mereciera la pena el viaje de siete horas entre ida y vuelta que nos chupamos para llegar al norte y pisar las columnas hexagonales de basalto que se encuentran en la calzada de los gigantes, frente a las costas del sudeste de Escocia. Menos mal que el día acompañó poniéndose horrible y, de esta forma no nos hizo tener ganas de otra cosa mejor que hacer.
- Pasear frente a casas georgianas de ladrillo rojo y tejado de pizarra, con tres plantas incluido el sótano que se reservaba para cocina, almacenes y sirvientes y la azotea que alojaba a los niños y su Mary Poppins particular.
- Escuchar a los músicos callejeros y comprar bouquets de flores en alguno de los muchos puestos callejeros de Henry Street. Cruzar el puente del medio penique o el de O´Connell en cualquiera de los dos sentidos, nos va a colocar en el auténtico Dublín de las guías turísticas al uso.
- Visitar el enorme complejo universitario del Trinity College que asienta su enorme campus en el lado izquierdo del río Lifey, en el centro de la ciudad tiene algo de añoranza de los años de estudiante y no deja de tener su encanto el descansar mientras en el campus se juega un partido de críquet entre universitarios.
Si la casualidad te hace que coincidas con bastantes personas que, a un lado y otro de la acera, aguardan la llegada de alguna comitiva, espera un poco y, probablemente, verás pasar la antorcha con el fuego olímpico que se dirige a Londres para acompañar la celebración de las Olimpiadas en las que Nadal ganará una medalla. Y si lo estimas oportuno, da una vuelta por Malahide castle y regresa por Howth para comerte una ración de ostras a no demasiado mal precio.
Todo esto, desordenado me lo llevo puesto en la cabeza, dentro de la hermosa horrilla que me ha elegido mi ama para que la pasee este verano por donde quiera que vaya.
No se lo digáis a nadie pero, a escondidas, cuando nadie me veía, le he palpado el escote a la buena de Molly.
Estos irlandeses tienen la mala suerte de tener un hermoso país. Digo que es mala suerte porque la causa principal es el clima lluvioso y desapacible. Dicen por aquí que en un solo día es posible disfrutar de las cuatro estaciones. Y es casi verdad, porque nosotros hemos disfrutado de tres: el verano no ha venido a vernos ninguno de los días.
Me quedan pendientes algunas cosas para una próxima ocasión:
Visitar la fábrica de Guinness, probar el wisqui Jameson, llegar hasta los acantilados del oeste de la isla y hablar y entender el inglés con alguna fluidez.
No son muchas cosas pendientes y se pueden hacer todas en una tarde de inspiración.

martes, 8 de mayo de 2012

AFORISMOS: La ira.

Hoy mi terapeuta, me ha propuesto que reflexione sobre la ira. ¿No sé por qué lo habrá hecho?
El caso es que no me apetece mucho y prefiero que seáis vosotros los que lo hagáis.
Os dejo aquí una definición comentada y unos aforismos al respecto.,
La ira es vista como una forma de reacción y respuesta de evolución para permitir a la gente enfrentarse con amenazas. Tres tipos de ira son reconocidos por los psicólogos: la primera forma de ira, llamada “ira precipitada y repentina” por Joseph Butler, un obispo del siglo VIII, está conectada al impulso de auto-preservación. Es compartida por humanos y animales no humanos y ocurre cuando están atormentados o atrapados. El segundo tipo de ira es llamada “ira estable e intencionada” y es una reacción a una percepción de daño o trato injusto por otros de manera malintencionada. Estas dos formas de ira son “episódicas”. El tercer tipo de ira es sin embargo “impontencional” (¿...?) y está relacionada más a los rasgos de carácter que a los instintos o pensamientos. Irritabilidad, resentimiento y actitudes de mala educación son ejemplos de ira.

Potencialmente, la ira puede movilizar recursos psicológicos y determinación para impulsar la corrección de conductas equivocadas, la promoción de justicia social, la comunicación de los sentimientos negativos y la reparación de agravios. Asimismo, puede facilitar la paciencia. Por otro lado, la ira puede ser destructiva cuando no encuentra su salida apropiada en la expresión. La ira, en su forma fuerte, disminuye la capacidad para procesar información y para ejercer control cognitivo de la conducta. Una persona enfadada puede perder su objetividad, la empatía, la prudencia o la consideración y puede causar daño a otros.

Algunos aforismos sobre la ira:

Ira de hermanos, ira de diablos.
Refrán
No os entreguéis por demasiado a la ira; una ira prolongada engendra odio.
Ovidio (43 AC-17) Poeta latino.
La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.
Lucio Anneo Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.
La ira ofusca la mente, pero hace transparente el corazón.
Nicolás Tommaseo (1802-1874) Escritor y lingüista italiano.
La ira es como el fuego; no se puede apagar sino al primer chispazo. Después es tarde.
Giovanni Papini (1881-1956) Escritor italiano.
La cólera no nos permite saber lo que hacemos y menos aún lo que decimos.
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán.
No os entreguéis por demasiado a la ira; una ira prolongada engendra odio.
Ovidio (43 AC-17) Poeta latino.
La ira es una locura de corta duración.
Quinto Horacio Flaco (65 AC-8 AC) Poeta latino.

lunes, 7 de mayo de 2012

¡Adiós, Rodrigo!

Lo he oído esta mañana
Y no me lo puedo creer.
Has dimitido, Rodrigo,
¿Es por lo que dije ayer?
Era tan sólo una broma
¿Por qué iba a parecer mal
Que ganases kilo y medio
Si hay otros cobrando más?
De España fuiste ministro,
Secretario General
del fondo monetario ese
De los bancos mandamás.
Tú que lo has sido ya todo
Y ahora un parado más.
Pero has tenido el detalle
De sucesor designar.
Como hacen los grandes caudillos,
Sin la plebe abandonar.
Habría que hacer con tu puesto.
Lo mismo que con el mío:
Amortizar la vacante
Si no, no haberte ido.
Que está bastante feo eso
De enchufar al amigo.
Sobre todo al tipo ese
Que cobra ya los tres kilos.
Y encima dice el gobierno
Que va a inyectar más dinero
Para sanear los activos
De esos pobres pordioseros,
Que ganan lo que a otros quitan
Ejerciendo de usureros.
¡Adiós don Rodrigo Rato!
¡Adiós, valiente torero!
Tú a engordar en el paro,
Yo ahorrar para tu sueldo.

domingo, 6 de mayo de 2012

Me ilumina la palabra.

ME ILUMINA TU PALABRA.

Mira que no me imagino
la vida sin la palabra.
Quiero que vengas conmigo
Y de tu boca escucharla.

Ilumíname el camino
Con espontáneas canciones.
Ilustra mis pensamientos
Al contar tus sensaciones.

Imagínate aquel valle
Que recorrimos andando,
Entre prados y montañas,
Con los pájaros cantando.
¿Recuerdas aquella fuente?
Tenía un hilillo de agua.
Mira como suena el río,
Está casi desbordado.
Como cuando me caí al cruzarlo.
Allí, en la ladera de enfrente,
Hay una casa muy blanca,
Con un tejado de tejas,
No como las otras de paja.

Ahora el campo está precioso,
Ya verdean las retamas.
¿Te acuerdas el mes pasado,
cuando el campo se secaba?
Menos mal que ha llovido
Así la cosecha se salva.
En este pueblo, la gente
Parece bastante rara.
Se asoman a los visillos,
Pero sin darnos la cara.
¡Qué gracioso aquel perrillo
Que por la cuesta se escapa.
Tiene el rabo cortado
Y no levanta una cuarta.
Hay un corro de vejetes
En el banco de la plaza.
Miran pasar a la gente
Y comentan en voz baja.
Ha tenido que ser fiesta
Porque cuelgan farolillos.
Se ven flores en las casas.
Y en la escuela no hay chiquillos.
Mira que no me imagino
La vida sin la palabra.
Quiero que vengas conmigo
Y de tu boca escucharla.
Ilumíname el camino
Con espontáneas canciones.
Ilustra mis pensamientos
al mostrar tus emociones.

sábado, 5 de mayo de 2012

Aforismos. Matrimonio.

Aprovechando que hoy vamos de boda, no está de más hacer unas reflexiones sobre algo que, seguro que a todos nos atañe. Los unos por estar casados, los otros por haberlo estado y los demás por pensar si el estarlo es o no conveniente. A todos nos atañe el tema. Dedicado a los contrayentes de hoy.
Donde hay matrimonio sin amor, habrá amor sin matrimonio.
Benjamin Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.

El matrimonio es una gran institución para quien admira las instituciones.
H. Greele
En todo matrimonio que ha durado más de una semana existen motivos para el divorcio. La clave consiste en encontrar siempre motivos para el matrimonio.
Robert Anderson
Se llama matrimonio de conveniencia a un matrimonio de personas que no se convienen en absoluto.
Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.

El amor abre el paréntesis, el matrimonio lo cierra.
Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés.

Solamente el bígamo cree de verdad en el matrimonio.
Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) Escritor británico.

El matrimonio, como los injertos, prende bien o prende mal.
Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés.

El matrimonio es la principal causa de divorcio.
Groucho Marx (1890-1977) Actor estadounidense.

El matrimonio acaba muchas locuras cortas con una larga estupidez.
Friedrich Nietzsche (1844-1900) Filósofo alemán.

El amor es ciego, pero el matrimonio le restaura la vista.
Georg Christoph Lichtenberg (1742-1799) Profesor de física y científico alemán.


Antes de poner en duda el buen juicio de tu mujer, fíjate con quien se ha casado ella.
Proverbio egipcio El problema del matrimonio es que se acaba todas las noches después de hacer el amor, y hay que volver a reconstruirlo todas las mañanas antes del desayuno.
Gabriel García Márquez (1927-?) Escritor colombiano.
No hay que elegir por esposa sino a la mujer que uno elegiría por amigo si fuera hombre.
Joseph Joubert (1754-1824) Ensayista y moralista francés.
El matrimonio debe combatir sin tregua un monstruo que todo lo devora: la costumbre.
Honoré de Balzac (1799-1850) Escritor francés.
No es verdad que el matrimonio sea indisoluble. Se disuelve fácilmente en el aburrimiento.
Chumy Chúmez (1927-2003) Humorista gráfico y escritor español.
El matrimonio es una barca que lleva a dos personas por un mar tormentoso; si uno de los dos hace algún movimiento brusco, la barca se hunde.
Leon Tolstoi (1828-1910) Escritor ruso.
Casi siempre que un matrimonio se lleva bien, es porque uno de los esposos manda y el otro obedece.
Gregorio Marañón (1887-1960) Médico y escritor español.
Para un buen matrimonio hay que enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona.
Mignon McLaughlin (1913-1983) Periodista estadounidense.
La mujer llora antes del matrimonio, el hombre después.
Proverbio polaco Cásate con un arqueólogo. Cuanto más vieja te hagas, más encantadora te encontrará
Agatha Christie (1891-1976) Novelista inglesa.

Antes que te cases, mira lo que haces.
Refrán ¿Por qué nos alegramos en las bodas y lloramos en los funerales? Porque no somos la persona involucrada.
Mark Twain (1835-1910) Escritor y periodista estadounidense.

viernes, 4 de mayo de 2012

Mis intereses.

- Hola, buenos días. Usted no me conoce. Yo soy el abogado que han contratado sus hijos para defender sus derechos. Porque usted sabrá que lo que han hecho con usted es una indignidad que alguien tiene que pagar. Y bla, bla , vla…

Está claro que este espera ser quien cobre. Pero no me importa.
No me importa nada que alguien se beneficie. Mejor dicho que se aproveche de mí.
Que lo intente hacer un abogado no me importa. Otra cosa es que esos que se dicen mis hijos lo intenten. Hace tanto tiempo que no sé nada de ellos, que me rechina un poco que ahora…

Ahora el chirrido de la puerta. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii.
La cerradura. Charkleeengggg Xaarsnkckclrrchchj, Xaarsnkckclrrchchj, Xaarsnkckclrrchchj.
Los pasos
Claaasssspppppssppppsssspppp, Claaaaaasssspppppssppppsssspppp,

- ¡Mamá, mamá! Somos nosotros. Hemos venido para ayudarte.
- --------
Mis intereses. Todos hablan de mis intereses. Todos saben cuáles son.
A mí me interesa estar tranquila, oír cantar a los pájaros, notar la brisa del aire marino en la cara, notar mi piel en otra piel. Eso es lo que me interesa. Y hace ya tanto tiempo que no cambio de intereses, que pienso que estos están bien.
Pero ellos no. Ellos afirman que me interesa demandar a la clínica. Que se puede sacar buena tajada del asunto. Que dentro de la desgracia…
¿Pero, de qué desgracia hablan?
De que me enterrasen viva. Se refieren a eso.
La desgracia mía consiste en que mis hijos aparezcan ahora que no los necesito, que no los quiero.
Y que aparezcan con un abogado y que pretendan saber cuáles son mis intereses y que, además, se apresten a defenderlos.
Esto es una desgracia. Una verdadera desgracia.
Pero a mi me conviene que crean que estoy de acuerdo, que estoy cuerda y que me dejen salir de aquí.

- De acuerdo, firmaré. Pero que quede claro que sólo cobraréis algo si me sueltan y me puedo ir a vivir junto al mar.. ¿Queda claro¿
- Por supuesto, ¡Gracias, mamá!
- ¡Gracias, señora! Firme aquí.

- ---------

¿Qué va a pasar ahora?
Ahora el chirrido de la puerta. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii.
La cerradura. Charkleeengggg Xaarsnkckclrrchchj, Xaarsnkckclrrchchj, Xaarsnkckclrrchchj.
Los pasos
Claaasssspppppssppppsssspppp, Claaaaaasssspppppssppppsssspppp,
- -----


Ya está. Es otra de esas alucinaciones producto de la medicación..
Voy a hacer lo que necesito ahora: quedarme en coma.
Bip…..Bip….Bip…..Bip…..Bip….
BBBBBiiiiiiiiiiiiiiip-

jueves, 3 de mayo de 2012

Campeones.

¡Campeones, campeones!
¡Vaya decepción!
Ya está. Ahora a casita y sin hacer mucho ruido. No os deis demasiada importancia. Realmente el mérito es el de haber ganado al Barcelona en su casa. Porque como la liga la jugamos entre dos, lo que cuentan son los enfrentamientos directos.
Donde había que haberlo demostrado era en la Champions league. Y vaya si lo hemos demostrado.
Vamos que ya serán ganas de hacer el energúmeno yendo a dar el cante en La Cibeles.
Sí, soy un blando. No me gusta, pero lo soy.
Escuchad a Casillas que de otra manera, pero viene a decir lo mismo que yo.
“Está bien esto de la liga, pero lo que yo quería era ganar la Copa de Europa.
Esto de las celebraciones, comprendo que les haga ilusión a los que no han celebrado nada nunca.”
Espero que cualquier viernes de los próximos, se dé a conocer el acuerdo del Consejo de Ministros en el que se aprueben las medidas de racionalización y fiscalización del gasto de los clubes de fútbol.
Está claro que yo no pienso ir a Cibeles, por el momento.
¡Campeones, campeones!
¡Vaya decepción!

miércoles, 2 de mayo de 2012

Mejorar el silencio.

Si no puedes mejorar el silencio, es mejor que no digas nada.
Yo no acostumbro a hacer caso de este conocido aforismo, pero voy a tener que empezar a hacerlo.
Me va a resultar difícil porque como ya sabéis soy un bocachancla. Otros me dicen “El listo de los cojones ese, que parece que to lo sabe”
Estos se equivocan, porque no es que lo sepa todo. Es que lo que no sé, me lo invento.

Por mi bien. Por el bien común. Por la Humanidad. Por el cosmos. Por Dios, por la Patria y el Rey.
Para empezar, voy a hablar menos veces.
Para continuar, voy a hablar con menos palabras.
Para terminar, voy a procurar hacerlo con aforismos.
¿Qué es un aforismo?
Se suele llamar aforismo a una sentencia breve y doctrinal, por lo que comparte características con otros dichos y sentencias que también pueden considerarse aforismos y que provienen de distintas épocas y culturas:
Por lo tanto, también me autorizo a mí mismo a emplear lo que se conoce como adagios.
¿Qué es un adagio?
Adagio: Sentencia breve, de origen popular que suele tener un significado moralizante.
En un momento dado también me puedo expresar mediante apotegmas.
¿Qué es apotegma?
Apotegma: Dicho breve y sentencioso proferido o escrito por algún personaje ilustre o famoso.
Si nos atenemos a esto, todo lo que yo digo es un apotegma. Aunque, por modestia, que es otra de las muchas virtudes que me adornan, podré emplear máximas.
¿Qué son máximas?
Máxima: Frase que expresa brevemente una regla de enseñanza o principio moral generalmente admitido.
Cuando yo me examiné para ingreso en el bachillerato, me pedían resolver cuentas, hacer un dictado y responder a preguntas del catecismo. Ahora comprendo lo que eran las respuestas a las preguntas. No eran ni aforismos, ni adagios, ni apotegmas. No señor, eran máximas.
Como mis orígenes son populares, quiero decir de pueblo, no me va a quedar más remedio que emplear también proverbios y refranes.
¿Qué son proverbios y refranes?
Proverbio: Sentencia de origen popular que expresa un consejo, enseñanza o crítica.
Refrán: Dicho de tradición popular que contiene una enseñanza moral o consejo.
Aunque dado que yo acostumbro a tener siempre razón, que para eso soy el jefe, lo que realmente haré será sentenciar, vaya, pronunciar sentencias.
¿Qué es una sentencia?
Sentencia: Dicho o expresión breve que contiene una opinión, juicio o parecer sobre una cosa, suele encerrar doctrina o moralidad.
Pues eso, que inicio hoy y aquí una nueva subsección de la sección principal que consistirá en que cuando no tenga ganas de tirarme un rato escribiendo, lo que haré será copiar de algún sitio una frase y plantarla como si se tratase de una sentencia original. Así yo cumpliré el objetivo y tú tendrás por lo menos una cosa interesante que hacer en el día.
Y no me preguntes más que esto se puede alargar demasiado. Y eso que hoy, como ayer, tampoco iba a decir nada.

lunes, 30 de abril de 2012

COCINANDO A TIENTAS: Evolución de la adafina (cocido madrileño)

Que todo el mundo sabe hacer cocido, es cosa sabida.
Que en cada pueblo se hace de una manera, también es sabido.
Que el de su pueblo es el mejor, cada cual lo defiende.
Pero no es tan sabido que tal y como lo conocemos hoy en Madrid es, probablemente, una evolución de la “Adafina” o “Adafaina”. Ese plato sefardí cuyos ingredientes principales eran los garbanzos y la carne de cordero, que recibía el nombre del recipiente debido a que por tradición se elabora en una olla de barro durante la noche del viernes y se come durante el Shabat. Este plato es citado como “Olla podrida” por Cervantes y otros escritores.
Bueno pues a mí me toca hacer hoy un cocido.
Para ello, anoche, Maribel puso en remojo los garbanzos. Los garbanzos son zamoranos, de esos garbanzos pequeños que se conocen como de Fuentesaúco.
Como el cocido no requiere de una laboriosa preparación de los ingredientes y lo voy a hacer en la olla exprés, no queda mucho más que decir que los ingredientes que se pondrán en la olla cubiertos de agua, aparte de los garbanzos, serán:
Patatas y zanahoria.
Hueso de caña y morcillo de ternera.
Punta de jamón, tocino, chorizo y morcilla.
Un cuarto de gallina.
Sal.
Y a la olla.
Aparte se cuece repollo y, cuando lo pongamos en la mesa, lo acompañaremos con unas cebolletas y unas guindillas, de esas alargadas, que se suelen encontrar en vinagre.
Legumbres, verduras, carnes…
No es de extrañar que el cocido constituyese un plato que se encontraba en la mesa de los madrileños todos los días, excepción hecha de los de vigilia, en los que se sustituía por el potaje de vigilia, que la próxima cuaresma os contaré.
Cuando vas a un restaurante de los de menú del día, te ponen el cocido con el caldo en forma de sopa, de primero y el resto, de segundo.
Sin embargo, la presentación tradicional es la de los tres vuelcos:
El primero, el caldo en forma de sopa aromatizada con hierbabuena. Acompañada por las cebolletas y guindillas.
El segundo las verduras rehogadas con ajo y pimentón, junto con los garbanzos. Se acompaña de una salsa ligera de tomate con cominos.
El tercero el de las viandas, troceadas, guarnecidas con la pelota, que es una masa de miga de pan y huevo que se fríe y se cuece en el caldo durante un buen rato.
Como no están los cuerpos para tanta contundencia, os voy a contar lo que solemos hacer en casa con el cocido, ayudados por el congelador y los “tupers”.
El primer día, tomamos plato único a base de los garbanzos con la verdura, picando el chorizo y la punta del jamón.
El caldo se queda para hacer sopa como primer plato de otro día.
Las carnes, se preparan como croquetas para un segundo plato de otra comida.
Además, si se te ha ido la mano en las cantidades, se prepara una ropavieja, que también os explicaré en mejor ocasión cuando tenga tiempo, porque ya se me está haciendo tarde para poner la olla.

domingo, 29 de abril de 2012

¡Adiós, Guardiola!

Con esto del fútbol me pasa lo mismo que con los demás vicios: no tengo medida y no puedo dejarlos.
Sé que es perjudicial social, moral y económicamente. Incluso de dudoso beneficio para la salud física.
Pero es que es tan antiguo. Está tan arraigado.
Los gladiadores de la antigua Roma eran algo así como los Mesi o Ronaldo actuales. Mercenarios reclutados a la fuerza o de buen grado. Que sacaban jugo de la situación y eran utilizados por otros en su propio beneficio.
Era inmoral y lo sigue siendo.
Otros hacen negocio y nos deben dinero vía impago de impuestos y cuotas a la Seguridad Social.
Luego están los que viven de corear o de abuchear con un micrófono en la mano.
Y luego estamos los que disfrutamos cuando gana nuestro equipo.
Ahora que has dicho que te vas, me empiezas a caer mejor. No digo que bien, sólo que mejor.
Cuando te nombró Laporta, y los primeros partidos no se te dieron nada bien, pensé que ibas a durar poco.
Como casi siempre, me equivoqué.
Pero esta vez, no me he equivocado. Porque simplemente no he opinado, ni pronosticado.
¡Pues vaya gracia! Esto del fútbol es eso: opinar y pronosticar. En contra o a favor. Es lo mismo. Lo que hay que hacer es entretenerse y jorobar al contrario.
Y tú si que sabías hacerlo. Jorobar con tus modales de modosito “nuncahematadoniunamosca”
Pero se te estaba viendo el plumero con las casi vacas flacas que se le avecinan al Barça.
Que no quiero decir que seas mejor ni peor que yo. Lo que quiero decir es que se te estaba notando y que tú no estabas a gusto con ello.
Me da mucha lástima verte sufrir y es por eso que me alegro de que hayas decidido no continuar como entrenador del Barça.
Pero por lo que más me alegro es porque he sido yo quien ha descubierto la estrategia que tenías pensada para la despedida. Una despedida que tú sabías cierta desde hace ya bastante tiempo.
La estrategia en cuestión era la de machacar con lo de que era imposible ganar la liga remontando los puntos de diferencia con el Madrid.
Si acertabas, ganabas y si no acertabas, ganabas también.
Nada original, majete. Eso también lo hace Isa cuando, en la porra del bar, apuesta porque pierde el Madrid. Si gana la porra, gana. Si pierde la porra, gana el Madrid y ella tiene algo por lo que alegrarse.
Lo de Mou es otra cosa. Éste lleva el plumero en alto y, no sólo lo enseña, también atiza con él en el ojo del primero que se le cruza malencarado.
- ¡Eh, tú. Me has mirado!

Y es que lo peor que se le puede hacer a Mou es sostenerle la mirada. Salvo si eres Pepe. Ese antes de mirarte te ha sacudido un picotazo de avestruz que ya verás como te sacas el pico sin que se te salga el cerebro detrás.
Y los miles de millones que se embolsan los pajarracos que vuelan en círculos alrededor de la carroña.
¡De dónde sale el dinero de aquel ruso o de aquel jeque o de el indio o de…?
Pues de donde va a salir. De hacer horas extras en las cajas del Carrefour.
Ya no me parece bien que Rato gane 1.5 millones al año, como para que me pueda parecer bien que el jugador 135 de la liga española gane 6 millones de euros al año.
Es todo un despropósito.
Y yo aquí enganchado y con mono. Menos mal que ya queda menos para la Eurocopa.
Soy un yanqui aborreciendo la heroína que me juro a mi mismo que lo voy a dejar.
Pero no puedo. No puedo y, en el fondo, no quiero: ¡Son tan guapos estos mercenarios – gladiadores!
El año que viene lo dejo. Lo juro por Arturo, el de la patronal.

sábado, 28 de abril de 2012

Abriguito de piqué.

Abriguito de piqué
Que lucías inconsciente
De lo guapo que estás niño
De sonrisa permanente.
Todos te querían mucho:
Eras como un juguete
Nada sabías entonces.
Tampoco ahora lo sabes.
Sin embargo ríes siempre:
Eso llevas por delante.
Mira que ya pasó tiempo
Desde que eras un juguete.
Tu mecanismo es muy simple.
Te dan cuerda y te meneas.
Te aplauden las ocurrencias
Y en agradar te esmeras.
Te colocan tu abriguito
Y te sacan a la escena.
Te luces como haces siempre,
Mientras ellos palmotean.
Esta es la eterna canción
Que aprendí desde la escuela.
Da lo mismo lucir tipo,
recitar de memorieta,
o inventar grandes hazañas
Con tal de que alguien lo vea.
Al que estuvo no hace falta,
Pero al que no, se lo cuentas.
Hasta ponerte pesado,
Hasta que de ti aborrezcan.
Hasta que llegue el azote
De la cruel indiferencia.
Harás pucheros entonces
Por provocar compasión.
Mira que carita pone,
Ya has logrado su atención.
Mientras ellos palmotean.
Esta es la eterna canción
Abriguito de piqué
Que lucías inconsciente
De lo guapo que estás niño
De sonrisa permanente.

viernes, 27 de abril de 2012

La cesárea.

Esto que me ha pasado puede ser considerado como una cesárea. ¿Una cesárea recomendada porque se había detectado que el feto, o sea yo, estaba sufriendo?
El sufrimiento fetal. ¡Qué saben ellos de sufrimiento o de placer!
Ellos tienen una idea equivocada de lo que es el sufrimiento.
Allí estaba yo, tan a gusto, tan ricamente. Estaba esperando el nacimiento inverso que me devolviese al vientre de mi madre.
Pero, no. No podían dejarme en paz.
Cuando empecé a escuchar el ruido me dije que no podía ser, que no quería. Parecía que estaban escarbando unas patas de animal…
------
Los del psiquiátrico tuvieron mucha prisa por enterrarme. Les convenía. Tenían mala conciencia de haberme provocado ellos la muerte y pensaron que lo mejor era enterrarme rápidamente. Sin autopsia, sin pruebas.
Se debieron llevar una sorpresa descomunal cuando llegaron los del juzgado con la orden de exhumar mi cuerpo para hacer la autopsia y la exigencia de que les acompañasen.
Sólo llevaba un día enterrada y… si que se habían dado prisa con los trámites del juzgado.
Al parecer, no era el primer caso en el que se les había ido la mano con los tratamientos (químicos o eléctricos).
La policía estaba sobre aviso y actuó rápidamente.
El resultado es el de mi renacimiento por cesárea inversa.
Me han trasladado a otro lugar que no sé exactamente lo que es, pero me parece como el otro.
También hay habitaciones acolchadas y correas en las muñecas y en los tobillos. Pero la gente que me ha tratado tiene una expresión amigable en el rostro.
No he conseguido verle la lengua a ninguno, pero me parece, por sus miradas que no les produzco ningún miedo y eso me gusta.
¿Qué va a pasar ahora? Es la primera vez en mucho tiempo que no lo sé de antemano.
Me han puesto varias inyecciones, pero ninguna descarga.
No lo recuerdo bien pero me pareció entender que el juez había dicho algo así como que a esta pobre mujer hay que devolverle la dignidad.
¡Qué cosas! Yo tengo dignidad. Nadie me la ha podido quitar nunca.
Sólo espero que no se enteren de que fui yo misma la que les engañó haciéndoles creer que estaba muerta para que me dejasen tranquila y me permitiesen volver a nacer.
¿Qué va a pasar ahora?
Ahora el chirrido de la puerta. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii.
La cerradura. Charkleeengggg Xaarsnkckclrrchchj, Xaarsnkckclrrchchj, Xaarsnkckclrrchchj.
Los pasos
Claaasssspppppssppppsssspppp, Claaaaaasssspppppssppppsssspppp,

Los mismos ruidos de siempre.
- Mire, este señor es un abogado que viene a hablar con usted…
- ¡Esto sí que es una novedad!

jueves, 26 de abril de 2012

El nombre de las casas.

Lo más probable es que sea ésta una de esas ideas que se te meten en la cabeza y, que a fuerza de repetirlas en voz alta, se convierten en verdades absolutas. No lo sé, pero el caso es que yo lo creo y que además lo practico.
A las casas hay que ponerles nombre.
¿Por qué?
Las casas, al albergar a personas, se quedan impregnadas con el tiempo de algo de ellas y viceversa. Ese es uno de los motivos para darles nombre. Por otra parte, es mejor reconocer una casa por el nombre que alguien legitimado para ello, les haya puesto, que hacerlo simplemente por el nombre de la calle y su número. A efectos administrativos, esto está bien, pero haciéndolo así, se despersonalizan.
Mi amiga Maribel le pone nombre a sus coches. Debe ser por alguna razón parecida a las mías, Conozco a Bruno y a Darío y me caen bien.
Hay casas que, por su importancia, se conocen mundialmente por su nombre: El Palacio Real de Madrid es eso, el Palacio Real, y no la finca nº tal de la calle cual.
¿Quién está legitimado para ponerle nombre a una casa?
No lo sé, pero el caso es que eso se sabrá si el nombre arraiga en sus sucesivos moradores. O visitantes.
Yo le he puesto nombre a varias casas.
Para algunas si debía estar legitimado porque el nombre ha permanecido en el tiempo. “El Palomar” es el nombre que le di a la casa en que nací.
“Palomar” a secas es el nombre de la casa donde vivo. Y es en la primera en la que me atreví a ponerlo en la fachada. Luego vendrían otras.
“Ca Gasparolo” es el nombre de la casa en la que nació y vivió Maribel y que era la casa de sus padres.
Lo de estar legitimado para poner nombre a las casas es importante. Por lo menos tenemos que tener el permiso de los que sí lo estén.
Cada cual puede hacer lo que le venga en gana, estaría bueno que si le ponemos a una persona el nombre de Angustias, no íbamos a ponerle a una casa el nombre de “Villa no sé qué…”. Faltaría más, pero eso de villa…, creo que no lo haré yo.
En cierta ocasión, nos atrevimos, Maribel y yo, a llevarles a unos amigos las letras en cerámica para que le pusiesen nombre a su casita en la sierra. Pues bien, con el tiempo y las obras, se ve que no cuajó el nombre y ahora figura otro, que es sólo parte del que había.
No sé porqué, pero tenía que hablar de estas cosas..

miércoles, 25 de abril de 2012

Cocinando a tientas: Pasta tirada con verduras y hortalizas.

Esta es una receta que viene muy bien para evitar la carne y para hacer un plato sano y con aporte de vitaminas e hidratos de carbono.
Lo del nombre viene a cuento de que es barato y se hace casi todo en tiras. ¿Qué habíais pensado?
Vamos a necesitar pocos ingredientes y ninguno de ellos va a ser extraordinario.
A saber:
Pasta en tiras largas de esa que cada fabricante llama como le parece. Hay una que venden en Mercadona y que son tiras de color verdoso que sale muy buena.
Verduras y hortalizas. Cebolla, pimiento rojo o verde, calabacín, zanahoria, champiñones en láminas, tomate… incluso calabaza.
Aceite de oliva, sal y pimienta al gusto.
Preparación:
Se cuece la pasta según las indicaciones del fabricante o la experiencia del cocinero.
Para cocineros sin experiencia o con experiencias negativas, se sugiere lo siguiente:
Método universal para cocer 100 gramos de pasta seca

Necesitarás:
Una cacerola con capacidad de 2 litros en adelante.
Un escurridor para pasta, sirve de metal o de plástico.
Una cuchara de madera para remover.
Un tenedor o cuchara para probar la pasta.
Tenedor o accesorio para sacar la pasta del escurridor al plato.
Plato o platos. Mejor hondo.

Pasta para cocinar. br />Sal. Normal o yodada, como quieras. Mejor sal fina que gorda o en roca.
Agua. Sirve del grifo.
* Pon como mínimo 1 litro de agua en una cacerola grande. Se suele poner 2 litros y hacerla en una cacerola mediana. Si echas 1 litro de agua en una cacerola muy grande no llegará ni a cubrir la pasta, así que puedes medir la cantidad de agua según el alto de la cacerola. Que se llene al menos a las 3/4 partes de su capacidad.
* Ten en cuenta que la pasta cuando se cuece, crece, así que no uses una olla o cacerola muy pequeña.
* Enciende el fuego al máximo y deja que hierva el agua. Usa un quemador, fuego o vitrocerámica del tamaño del fondo de la cacerola. Ponerla en uno mucho más grande no va a hacer que el agua hierva antes.
* Echa 1 cucharadita de sal al agua según comience a hervir. Si la echas antes puede soltar cierto olor extraño que podría afectar al olor de la pasta. Si echas la sal después de la pasta puede que no le dé tiempo a disolverse bien en el agua. La sal potencia el sabor de la pasta y ayuda a mantener su forma.
* Deja pasar unos segundos y añade la pasta. Remueve inmediatamente para que no se pegue entre sí.
* Cuando añades la pasta el agua puede enfriarse ligeramente, así que mantén el hervor a fuego máximo hasta que rompa a hervir con fuerza de nuevo.
* Baja el fuego al medio-alto. No lo dejes al mínimo. Es mejor que se cueza con el fuego bastante alto para que siga hirviendo.
* Si echas la pasta antes de que hierva bien, o la cueces a una temperatura que no mantenga el hervor, la pasta absorberá demasiada agua y se quedará blanda.
* No cubras la cacerola una vez echada la pasta, pero si lo haces baja el fuego para que siga hirviendo pero no se salga el agua. Con la tapa puesta se condensa mucho más el calor. Quita la tapa de vez en cuando para remover para que no se pegue la pasta. Cocinar la pasta con la tapa puesta no acelera la cocción.
* Vigila la pasta y comprueba el punto de cocción un par de veces. Lee el envase para ver cuánto tiempo recomiendan para que quede “al dente”.
Los minutos que indican son los que deben pasar desde que echas la pasta al agua hirviendo hasta que la retiras al escurridor.
* Si cuando pruebes la pasta aún no está hecha, pruébala cada 30 segundos para evitar que se pase. Ayúdate con un tenedor o cuchara. Saca una pieza del agua, sopla para no quemarte y pruébala.
* La pasta debe cocinarse “al dente“, que significa que la pasta debe estar tierna pero con un puntito firme. No dejes que la pasta se ponga demasiado blanda. El tiempo que tarda en quedar “al dente” depende de los ingredientes de la pasta, de su forma y su grosor.
* Ten el colador a mano en el fregadero para sacar la pasta antes de que ésta termine de cocerse. Cuando la pasta esté hecha, quítala del fuego inmediatamente (apaga el fuego y usa un par de trapos si fuese necesario para coger las asas de la cacerola).
* Saca la pasta lo más rápido posible (ten cuidado de no salpicarte, es agua hirviendo) porque seguirá cociéndose en el agua caliente. Agita ligeramente el escurridor para pasta pero no la dejes escurrir y secar completamente. Así no se pegará entre sí y mantendrá mejor su forma.
Como vamos a acompañar la pasta con hortalizas, habrá que hacerlas o, si no las tienes, puedes encargarle a la vecina que, de paso que va al supermercado a, haga el favor de traerte uno de los precocinados esos de verduras salteadas y luego te tiras el farol de que lo has hecho tú todo.
Si no lo haces así, tendrás que hacer algo parecido a lo siguiente:
Limpiamos y Lavamos bien las verduras y hortalizas.
Cortamos a continuación la cebolla, el pimiento y la zanahoria, en tiras de un ancho parecido al de la pasta. Y las ponemos a sofreír en la sartén a fuego no muy alto.
Mientras se van haciendo, cortaremos las otras verduras, que al tardar menos en hacerse, añadiremos más tarde a la sartén. Cuando estén más o menos a nuestro gusto de cocción corregimos el punto de sal y ya está.
Solo falta servir y añadir pimienta al gusto.
Parece muy sencillo. Y lo es. Pero el resultado está muy rico.
A mí como más me gusta es con la pasta al dente, las hortalizas poco echas y con un regustillo marcado de pimienta. Si se acompaña de un verdejo de Rueda, pues divino.
En mi casa se toma como plato único porque servimos una ración abundante.
Espero que hoy me quede buena, porque he invitado a Isa a que venga a comer, para que luego me regale los oídos con eso de ¡Papito lindo!

martes, 24 de abril de 2012

Pepe Gotera y Otilio, reformas en general.

Pepe Gotera y Otilio,
Reformas en general.
Marianico y sus muchachos,
El desastre nacional.


Mira que tengo paciencia,
Pero ya resulta poca.
Sólo escucho de tu boca
Con altiva impertinencia:
Hay que ajustarse la ropa

De recortes no me hables.
Con aspecto de elocuencia
Sueltas tus impertinencias
Para que otros luzcan trajes
Sin pagarlos, que indecencia.

Te has subido en el machito
Contando voto tras voto.
Pero te parece poco
y a los parientes y amigos
vas y los subes contigo.
Aunque carezcan de coco.

Hasta cuando te valdrá
Excusarte con la herencia.
Que con tanta impertinencia
Planteas como verdad
Porque al final se sabrá
Que lo tuyo no era ciencia.
Sólo querer gobernar
Que con sólo tu presencia
Confianza nos tendrán.
Era cosa bien sabida.
Ahora hasta en Argentina
Nos quieren ya chulear.
Porque allí les aplicamos
La receta conocida
De quedarnos sus recursos
Y dejarles solo el IVA.
Y pelillos a la mar.

Anuncias nuevas medidas
Para reformar el fisco.
Cada día, una historia
Y sin tocar a los ricos.

Que si amnistía fiscal,
Que si facturas con IVA
Que si Bla, bla, bla, bla.
Sube que sube la prima.
Cada vez que dices algo
La bolsa baja que baja
Y sube que sube el paro.
Deja tu boca cerrada,
Para que nos quede algo.

Me mosquea el silencio
De los cuervos santurrones.
Estarán saboreando
De su botín las raciones.

Mientras tanto pegan palmas
Los aviesos empresarios,
Los banqueros avarientos
Los elegantes corsarios.

Lo dijo el ministro Wert,
No hacen falta tantos profes
Para educar a los hijos,
A los hijos de los pobres.

Para contar sus reformas,
Abrió la boca la Mato
Lo habría explicado mejor
De la cuadra cualquier asno.

Llena su boca la ESPE.
De que no ha subido el metro
No será querida mía
que no sabes ni que es eso.

Para mandar en la tele,
Hay que elegir un Consejo.
Antes era necesario
Que se llegase al consenso.
La reforma ahora dice
que lo haga el gobierno.
Así podrá mangonear
Y colocar a más yernos
que agradezcan el cargo
adulándoles sin cuento.

Mira que habla bien Ana,
Que razón tiene el ministro,
Que majete gallardón.
Montoro parece listo.

Doña Esperanza es muy noble.
Delicada y fina Rita.
Que elegante la Botella.
Que salada Sorayita.



Pepe Gotera y Otilio,
Reformas en general.
Marianico y sus muchachos,
El desastre nacional.

lunes, 23 de abril de 2012

Cosas de abuela y nieto.

Me acurruco en el rincón
Y me quedo calladito.
Oigo a la abuela roncar
Me hacen gracia sus bufidos.

Lo he visto hacer a mi tío.
Mi tío que era muy bueno.
Yo también lo quiero hacer.
Ya veremos si me atrevo.

He reunido ya el valor,
me acerco muy despacito.
Con la punta del pañuelo
Hago así como un nudito.

Se lo acerco a la nariz
Donde asoman los pelillos.
Ya lo nota, ya lo nota.
Ha pensado en un mosquito.

Se rasca un poco irritada
Y manotea dormida.
Jamás podría pensar
Que aquel nieto lo haría.
Si tuviera que jurar,
Siempre a mí me exculparía.

Ahora que me doy cuenta,
Ya no lo puedo arreglar.
Hace mucho que te has ido
Para no volver jamás.

Dolor de mi corazón,
Crueldad de infancia la mía
No lo puedo reparar
Si fuese hoy no lo haría.

No seas tonto nietecito.
Que yo todo lo sabía.
Fingía no darme cuenta,
Porque a ti te divertía.,

Me estás malcriando, abuela.
Antes dejabas hacer.
Ahora consuelas mintiendo.
Así no voy a crecer.

domingo, 22 de abril de 2012

El Decálogo. 09 cuida tu reputación.

” Cuida de tu reputación: es tu mayor capital”

La reputación entendida como:
Prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo. Que es lo que dice la RAE. En la segunda acepción de la entrada en su diccionario.

Pero sin perder la estima que te tengas a ti mismo. No vaya a ser que te encuentres entre necios o impresentables, moralmente hablando, y sea mejor que no te tengan ningún cariño ni estima.
Ya sabes lo del Quijote: “Ladran, Sancho. Luego cabalgamos…”

Algunas frases que abundan en el tema:
“El bien puede resistir derrotas; el mal no”. Tagore
“El modo de adquirir buena reputación es esforzándose en ser lo que se desea parecer”. Sócrates
"Cuida tu reputación, no por vanidad, sino para no dañar tu obra y por amor a la verdad.". Amiel, Henri Frédéric.
"He perdido mi reputación. Pero no la echo en falta. . West, Mae.
"La buena reputación es conveniente dejarla caer a los pies de la cama. Hoy tienes una ocasión de demostrar que eres una mujer además de una dama". Sabina, Joaquín.
"Las heridas que te causa quien te quiere, son preferibles a los besos engañadores de quien te odia.". Salomón.

“Una mala reputación es una carga, ligera de levantar, pesada de llevar, difícil de descargar”. Hesíodo
“El que sólo practica la virtud para conquistar una gran reputación está muy cerca de caer en el vicio”. Napoleón I
“Una gran reputación es un gran ruido: cuando más aumenta, más se extiende; caen las leyes, las naciones, los monumentos; todo se desmorona. Pero el ruido subsiste”. Napoleón I

Piensa en ello, aunque al Napoleón ese no hay que hacerle mucho caso: nurió envenenado y desterrado.


Por si no la conoces te pongo aquí la letra que cantaba Paco Ibáñez del poema de Georges Brasens y la dirección de Internet dónde podrás escucharla. Trata el tema de ir contra corriente, que a veces es necesario, aunque te cueste la reputación.
Georges Brassens
LA MALA REPUTACIÓN

http://www.youtube.com/watch?v=VnboTzpy2QM


En mi pueblo sin pretensión
Tengo mala reputación,
Haga lo que haga es igual
Todo lo consideran mal,
Yo no pienso pues hacer ningún daño
Queriendo vivir fuera del rebaño;
No, a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
No, a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
Todos todos me miran mal
Salvo los ciegos es natural.

Cuando la fiesta nacional
Yo me quedo en la cama igual,
Que la música militar
Nunca me pudo levantar.
En el mundo pues no hay mayor pecado
Que el de no seguir al abanderado
Y a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
Y a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
Todos me muestran con el dedo
Salvo los mancos, quiero y no puedo.

Si en la calle corre un ladrón
Y a la zaga va un ricachón
Zancadilla doy al señor
Y he aplastado el perseguidor
Eso sí que sí que será una lata
Siempre tengo yo que meter la pata
Y a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
Y a la gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
Tras de mí todos a correr
Salvo los cojos, es de creer.

Ya sé con mucha precisión
Como acabará la función
No les falta más que el garrote
Pa' matarme como un coyote
A pesar de que no arme ningún lío
Con que no va a Roma el camino mío
Que a le gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
Que a le gente no gusta que
Uno tenga su propia fe
Tras de mí todos a ladrar
Salvo los mudos es de pensar.

sábado, 21 de abril de 2012

Las cuatro reglas, no más.

Para mandar sólo hacen falta
Las cuatro reglas, no más
Dos para los que mandan:
Multiplicar y sumar.
Para nosotros las otras.
Dividir y luego restar.


Que ignorante era antes:
Pensaba que reformar
Lejos de lo que, hoy, hacen,
Consistía en arreglar,
En hacer mejor las cosas.
Para el común bienestar.

Pero resulta que, tonto,
¿no te habías dado cuenta?
El diez por ciento vive bien
Si jode al otro noventa.

te lo voy a explicar,
Si tienes un momentito.
Presta atención a la cuenta
Que hacen estos malditos:

Noventa por uno, noventa.
Entre diez, caben a nueve.
A ti no te cuesta mucho.
Para mí, es suficiente.

Si le quitas la mitad
A uno que gana mil,
Le haces un desgraciado
que ya no podrá vivir.

Cosquillas le harían a Rato
Siendo también la mitad,
Quitarle tres cuartos de kilo
Del millón y medio anual.
Que le pagamos los tontos
Que en Bankia guardamos caudal.

Entre reforma y recorte,
Alguno se va a forrar.
Menos escuela pública,
Menos cartera en sanidad,
Más caros los transportes,
Menos protección social.
Negocio para algún cuñado,
Será el resultado final
De la carrera de ajustes
Que no ha hecho más que empezar.

¡Que se vayan a la mierda!
¡Y que nos dejen en paz!

Para mandar sólo hacen falta
Las cuatro reglas, no más
Dos para los que mandan:
Multiplicar y sumar.
Para nosotros las otras.
Dividir y luego restar.

Que ignorante era antes:
Pensaba que reformar
Lejos de lo que, hoy, hacen,
Consistía en arreglar,
En hacer mejor las cosas.
Para el común bienestar.

viernes, 20 de abril de 2012

Recién nacida.

Está decidido. Me voy a quedar así, quietecita, calentita, con los ojos cerrados, con el dedo gordo entre los labios, acariciándome el muñón de la lengua.
¿Se puede llamar muñón a esto que se mueve dentro de mi boca?
No recuerdo haber estado nunca así de agustito. Tan conforme con la situación.
¿Qué cuál es mi situación?
Pues resulta que me acabo de cortar media lengua con unas tijeras de podar que tenía escondidas en el estanque del patio, bajo los nenúfares. Unas tijeras que, sin duda por descuido del jardinero del psiquiátrico, me han servido para librarme de una infección que me contagió un segurata de aquí mismo cuando le seduje para arrancarle la lengua con mis dientes: era un cerdo que se reía de mí porque pensaba que estaba loca.
Eso lo debió deducir porque una jueza frígida de mirada sarcástica le hizo caso a la policía cuando le contó en el juicio que yo había entrado en la farmacia con un cuchillo para atracar y, de paso, llevarme unas anfetas. Les creyó y ordenó que me encerrasen aquí.
Mentira, todo mentira. Yo fui a buscar sacarina, polvos blancos que me ayudan a engordar. Porque yo decesito engordar, para estar fuerte y, así convencer a la otra jueza de que me devuelva la custodia de mis dos hijos. Aunque bien mirado, con veintiocho y veintiséis años, que tienen cada uno, ya no necesitarán que nadie los custodie.
¿Qué estaba yo pensando? Ah, sí.
Pues no, no lo recuerdo, pero seguramente cuando estaba dentro de la matriz de mi madre, debía sentirme de la misma manera.
¡Cómo me gustaría quedarme así para siempre! aunque sería mejor nacer otra vez, pero al revés: volver a entrar y flotar allí.

Ahora el chirrido de la puerta. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii. Chiiiiiiiiirrrriiiichirrrriiiiii.
La cerradura. Charkleeengggg Xaarsnkckclrrchchj, Xaarsnkckclrrchchj, Xaarsnkckclrrchchj.

Claaasssspppppssppppsssspppp, Claaaaaasssspppppssppppsssspppp,

¡Por Dios, avisad al doctor! ¡Creo que está muerta!
No, no lo estoy. Se lo han creído y, si consigo mantenerme sin respirar el tiempo suficiente, lo mismo me entierran y puedo quedarme metidita en el ataúd para el resto de mi vida.
¡Espero que no se les ocurra hablar de incineración!, porque eso me obligaría a deshacer el engaño. Nunca he aguantado los sofocos y menos desde la menopausia.

He oído decir que el entierro será a las doce. ¿Qué hora será ahora?

Me están envolviendo en una sábana. Por lo menos está limpia.
Me cogen entre dos y me colocan en… un ataúd.
Me palpita el corazón, desbocado. ¡Calla, loco. Que nos van a descubrir!
Eso debe ser la tierra sobre el ataúd.
Silencio…
Silencio…

Y quepo en posición fetal. ¡Esto es vida!

jueves, 19 de abril de 2012

¿Perdonado?

Eso de pedir disculpas y hacerlo enseguida está bien.
Únicamente un pero.
Pero, ¿No era necesario cumplir varios requisitos para que se produjese la absolución?
Si no recuerdo mal había que:
Hacer examen de conciencia. Hecho.
Tener dolor de los pecados, Vamos a decir que sí, que lo tienes.
Hacer propósito de la enmienda, Bueno, anda, qué sí, que parece que vas a ser bueno.
Decir los pecados al confesor, Se puede considerar que sí.
Reparar el daño causado. Amiguito ahí te han dado. Todo el daño. A saber, la vida de los bichos, las facturas, la mofa y el escarnio de las palabritas desde el púlpito del mensaje navideño…. ¡Venga, majete, a la tarea!
Cumplir la penitencia. No sé bien cómo podríamos llegar a un acuerdo. Yo propongo que se podría habilitar un número de teléfono al que mandar mensajes con el texto penitencia real y luego, la sugerencia de cada cual. Por si esto cuaja, allá va la mía: Tienes que conseguir que tu señora te perdone sin hacértelo pagar en humillación y para demostrarlo, tendrás que acompañarla a misa y a todas las celebraciones religiosas y visitas familiares que ella haga, etc.
Entonces, sólo entonces, cuando repares y cumplas la penitencia te podrás considerar rehabilitado a mis ojos.

miércoles, 18 de abril de 2012

Caballito de cartón.



Caballito de cartón.
Frágil y tierna mascota.
Apenas si te recuerdo
Con aquella pata rota.

A tu grupa me subía
Con armadura de saco
Y espadita de madera.
A cabalgar un buen rato.

Sé que te causé un gran daño.
Perdóname, por favor.
No sabía lo que hacía
Cuando te metí en el baño.

La culpa tuviste tú.
Si no te hubieses manchado,
Si hubieses sido prudente,
Al meterte yo en el charco.


No se me habría ocurrido.
Jamás lo habría pensado
Tú no te habrías desecho.
No te habría asesinado.
Sólo quería limpiarte,
Quitarte ese sucio barro
Que manchaba tus rueditas
Y no pude con la mano.
Luego cogí la bayeta,
Tampoco dio resultado.
No me quedó más remedio
Y probé con un lavado

Hasta el borde la bañera,
De agua había llenado.
Tú no me dijiste nada
Que yo lo hubiera dejado.

Así ocurrieron las cosas.
Y así os las he contado.

Caballito de cartón.
Frágil y tierna mascota.
Apenas si te recuerdo
Con aquella pata rota.
Deshaciéndote en mis manos.
Pero sin polvo ni barro.

martes, 17 de abril de 2012

Beneficio moral.

No sé si os pasa a vosotros también, me imagino que sí. Que no soy al único que le ocurren estas cosas.
Lo que me sucede es que cuando me paro a pensar en determinadas personas, me entran ganas de hacer cosas malas. Son esas personas que te hacen ser peor de lo que eres y que te ponen en situación de ser mala persona. Como dice el amigo José Manuel, son personas que te causan daño moral.
Me ha venido la luz leyendo un libro de Ramoneda que otro día os comentaré. En este libro dice que el mayor mal que se puede hacer es el del abuso de poder y que, si este es continuado, pues se convierte en irreparable.
Otro día os comentaré el libro.
Pues bien, cuando pienso en estas personas, me entra por los adentros un no sé qué, que ¿qué sé yo?
Vamos que me entran ganas de eso que yo llamo “ganas de matar”, de defenderme atacando. Ganas de ser mala persona. Ganas de vengarme, causando más daño que el que me causan.
Afortunadamente soy cobarde y todo se queda en un desahogo verbal semiclandestino y ya está. Digo afortunadamente porque las consecuencias de satisfacer las “ganas de matar” sí que serían malas, pero para mí mismo.
Afortunadamente también, no son demasiadas las personas que me producen este efecto y las pocas que sí, no están en mi entorno más inmediato.
Haciendo un ejercicio de autocontrol (por reprimir lo de las ganas), me he dedicado a pensar en las personas que conozco que no me producen ese efecto maligno. Y ha ocurrido algo extraordinario, fijaos:
Llevo dos noches despertándome pensando en alguien que me produce felicidad. Alguien que en los últimos tiempos no lo está pasando muy bien. No puedo nombrarlos porque se está preparando una fiesta en su honor y no es cosa de destaparla aquí.
Pero tengo que contarlo que no me deja gratamente, dormir.
Lejos de producirme malestar por impedirme dormir, lo que me dan es alegría y ganas de hacer cosas buenas, como por ejemplo escribir esto para agradecerles eso: que sean. Que sean lo que son y como son.
Nada más. Que a mí y a mi familia, nos producen ganas de ser buenas personas y de agradecerles que sean un bien para nosotros.
¿Se puede decir de alguien algo mejor QUE ESTO?
Y si se lo dices a la cara y delante de testigos debe ser eso que se llama reconocimiento.
“Es una alegría y un gustazo, para mi familia y para mí, ponernos a pensar en vosotros. Porque sólo se nos ocurren cosas buenas y siempre nos habéis causado un beneficio moral consistente en querer ser mejores personas, haciendo cosas buenas por los demás.
Así que hemos venido aquí a daros las gracias y a compartir este sentimiento con vosotros y con los vuestros.
También os queremos pedir que disfrutéis de vosotros mismos y, si queréis hacernos otro favor más, hacedlo juntos y siempre.”

Ya está.
Parece que me está entrando sueño. Me vuelvo a la cama a seguir soñando con los angelitos.