LA VIDA SIN PRISA. TIC-TAC. TIC-TAC...

La vida es un tic-tac que se puede llenar con una redonda, o con dos blancas, o con cuatro... Todo estará bien siempre que sea con algo que merezca la pena y ... sin prisa.

sábado, 17 de marzo de 2012

Discúlpame EL DESAHOGO:

Discúlpame el desahogo,
Que yo también tengo culpa.
Es así como depuro,
Descomprimo y me desfogo.

Ya me puedes tú decir
Que lo haces por mi bien.
No lo dudes, no es así.
Ni tú misma te lo crees.
Das la vuelta al calcetín
Para poner del revés
Y conseguir retorcer
La razón con frenesí.
Da lo mismo si es verdad.
Si tú dices que es de noche,
Aunque luzca el sol radiante,
Noche cerrada será.
Todo para así ejercer
Tu capricho y voluntad.

Discúlpame el desahogo,
Que yo también tengo culpa.
Es así como depuro,
Descomprimo y me desfogo.

Defiendes la utilidad
De un asiento con dos patas.
Porque lo quieres comprar
Diciendo que es una ganga.
Si lo llegas a usar
Y te caes de culo al suelo,
Te afanarás con denuedo
Pondrás empeño en negar
Que no valía un bledo.

Si tú sufres sola el daño
Por tu conducta impulsiva,
No pondría yo reparo,
Y no lo criticaría.
Pero resulta querida,
Que te empeñas En querer
Que el mundo gire a tus pies.
Contemplando tus caprichos,
Tus delirios y tus vicios,
Con borreguil proceder.
Y por ahí yo no paso,
No te puedo resistir.
Me has oído, no te aguanto,
No te puedo ya sufrir.

Discúlpame el desahogo,
Que yo también tengo culpa.
Es así como depuro,
Descomprimo y me desfogo.

Tienes la cabeza dura.
Cierras las entendederas.
Caprichosa y altanera
Y todo desde la cuna.

Discúlpame el desahogo,
Que yo también tengo culpa.
Es así como depuro,
Descomprimo y me desfogo.

Tú ya no puedes cambiar.
Ponerse a salvo de ti,
Será difícil lograr.
Habrá, por tanto, que huir.
Plantarte cara no es fácil.
Tienes delirios de reina,
Gustos de princesa frágil
Discúlpame el desahogo,
Que yo también tengo culpa.
Es así como depuro,
Descomprimo y me desfogo.

Tú entiendes por compartir
El hacer tu voluntad.
Sin dejarme a mí elegir,
Ni permitir rechistar.

Discúlpame el desahogo,
Que yo también tengo culpa.
Es así como depuro,
Descomprimo y me desfogo.

Pero he descubierto un modo
Para poderlo lograr,
Yo me adelanto y te engaño
Diciendo todo al contrario.
Tú, para sentir tu poder,
Lo pensarás del revés.
Y yo aceptaré sumiso
Compartir tu parecer.
Tú contenta y yo tranquilo.
Tú engañada y yo sereno.
Así libro del veneno.
Tú a lo tuyo y yo a lo mío.
Será la única manera
De caminar al compás.
No tengas prisa y espera
Que me tengo que entrenar.

Discúlpame el desahogo,
Que yo también tengo culpa.
Es así como depuro,
Descomprimo y me desfogo.

Pero no quiero decir,
Ahora ya desahogado,
Que no entiendo la razón,
Que te hace contradecir
Para sentar posición.
Para mí es una disculpa
Que me hace comprender,
Que me sirve para ver
Que si la mente se turba,
Se perturba el proceder.
Esto, junto con el cariño,
Me hace manso como un niño
Y me anima para ser
Comprensivo al proceder.
Pero firme con lo mío
Y resuelto en la actitud
De no tratar de evitar,
De abandonar la lucha,
Por tu bien y por el mío.

Ya me puedes tú decir
Que lo haces por mi bien.
No lo dudes, no es así.
Ni tú misma te lo crees.

Discúlpame el desahogo,
Que yo también tengo culpa.
Es así como depuro,
Descomprimo y me desfogo.

1 comentario:

  1. Me encanta como haces poesía, me parece muy difícil.

    ResponderEliminar